La Real Sociedad se abona a la mediocridad

Por segunda temporada consecutiva la Real Sociedad se planta en las jornadas finales sin un objetivo claro. La falta de ambición sumada a la irregularidad en su juego forman una dupla demoledora. Hasta el punto de verse obligada a cambiar de entrenador antes de acabar la primera vuelta, cuando la mediocridad era más que patente.…