Murieron con las botas puestas

Me gustaría empezar advirtiendo al lector de que realmente no sé cómo definir este texto, pues bien podría ser una carta de despedida, una pataleta en caliente o un desahogo momentáneo, o quizás todo lo anterior a la vez. Y es que realmente brota de lo más profundo de mi persona un sentimiento compuesto por…