El termómetro del Rincón – Jornada 7

Merecida convocatoria. Álvaro Odriozola

Álvaro Odriozola sigue demostrando su grandísimo nivel y ha terminado por convencer a Julen Lopetegui para poder viajar con la selección absoluta. Fue uno de los jugadores más destacados frente al Zenit de San Petersburgo (uno de los únicos que se salvó) y volvió a hacer un partidazo frente al Real Betis. La grada vibra con sus continuas galopadas por la banda derecha, se sacrifica adelante y atrás y le pone más ganas que nadie. Ese exceso de ímpetu le llevó a pasarse de frenada en dos ocasiones: en una consiguió salvar la valla publicitaria y en la segunda se llevó un batacazo en la cabeza. A pesar de la brecha el incansable lateral txuri-urdin completó el partido con méritos.

Odriozola tuvo que aguantar parte del partido con unas grapas en la cabeza.

Una de cal y una de arena. Diego Llorente

El ex-malaguista está entonado y ya es el máximo goleador de la Real Sociedad esta temporada. El central vive un momento dulce de cara al gol, protagoniza grandes jugadas en defensa (salvó dos goles frente al Betis, aunque pudo ser expulsado) pero comete también errores puntuales que ponen en apuros a la zaga. Si la Real lleva 3 goles o más encajados en cada uno de los últimos 5 partidos que ha jugado la defensa tiene algo de culpa. Somos un coladero y hay que mejorar mucho en esa faceta si no queremos ser el equipo más goleado de primera. Esperemos que el parón sirva a Eusebio para corregir esos errores.

Diego Llorente volvió a marcar contra el Betis pero pudo ser expulsado en esta acción.

Descentrado. Gerónimo Rulli

Es verdad que no podemos achacar toda la culpa de las últimas derrotas al guardameta argentino. Está claro que, salvo la cantada frente al Zenit, el resto de goles no han sido errores suyos. Sin embargo, siempre que nos tiran a puerta es gol, y es que a un guardameta que ha demostrado tal categoría como la que ha mostrado Rulli los últimos años se le debe exigir algo más que cumplir, debe ser decisivo, dar puntos, y no lo está haciendo. Esto es lo malo de no tener un portero de garantías en el banquillo, si tu primer portero no rinde al nivel esperado, te lo tienes que comer con patatas. Hay falta de competencia y de un buen entrenador de porteros.

Rulli se tira muy pronto al suelo en los mano a manos. Vía RTVE

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: