El termómetro: Oyarzabal, el orgullo de Zubieta

Mikel Oyarzabal y Ander Guevara. El coraje y el debut. La Real Sociedad firmó un partido discreto ante el Levante. Mediocre es la palabra. No solo en cuanto a juego, sino también en cuanto a ganas y actitud. Por momentos parecía como si el partido no fuera con ellos. Entre tanta dejadez, Mikel Oyarzabal se salía de ese grupo mostrando ganas y orgullo. Era el único que tenía fe para intentar hacer algo distinto. Algo que sobresaliese de lo que estaba establecido en el partido. No marcó, pero trabajo como el que más.

Por otro lado otra noticia buena fue el excelente debut de Ander Guevara. El centrocampista vitoriano cogió los galones en el centro del campo por las bajas de Asier Illarramendi e Igor Zubeldia. No solo cumplió, sino que realizó un debut brillante. Su personalidad y desparpajo fueron propias de un jugador con un bagaje de partidos en primera división mucho más amplio.

Januzaj, Theo, Zurutuza y Sandro. El gol, el desborde, el timón y la no rendición. Era imposible dejarme alguno de estos cuatro fuera, así que los englobaré a todos en este apartado. Para empezar, Januzaj. El belga tuvo una gran primera parte, siendo el autor del gol donostiarra, aunque se fue diluyendo con el paso del partido hasta acabar desaparecido y muy cansado.

En segundo lugar, Theo fue más o menos en la línea del belga, aunque estuvo más activo que este. Fue el encargado de asistir a Januzaj en el gol de la Real Sociedad con un centro medido al pie. No solo eso, sino que llegó varias veces al área rival provocando córners y alguna falta. En la segunda parte estuvo menos acertado, pero destacó una jugada en la que ya nadie podía con el alma y él desde su posición llego a pisar área rival, aunque su disparo se fue desviado.

En tercer lugar tenemos a Zurutuza. Mariscal. Como es habitual ejerció de capitán a la perfección y supo leer con inteligencia las distintas fases del partido. Estuvo bien en la salida de balón pero también en la ayuda defensiva. Buen partido del pelirrojo.

Y por último, Sandro. Poco puedo decir, sería mejor poner un vídeo de la increíble ovación que se llevó al ser sustituido por Bautista. La afición, que no es ciega, supo ver el enorme trabajo del canario en el césped. No marcó, al igual que tampoco marcó Oyarzabal, pero hizo una tarea parecida al de este. No cuenta con su calidad, obviamente, pero empata con él en esfuerzo y sacrificio. Intentó ayudar en todo momento, se dejó la piel en la presión y tuvo varias ocasiones para meter gol, y todo esto fue recompensado con un cálido despido del público de Anoeta, que se dejó las manos para hacer ver al canario que, aunque no esté yendo bien de cara a puerta, el sacrificio siempre es bien recompensado.

Zaldua. Sin profundizar. Ya se venía hablando varias semanas del nivel de Zaldua. Por ejemplo, contra el Sevilla, se vio constantemente superado por los atacantes a los que tenía que defender.

En este caso, contra el Levante, no estuvo mal en defensa, pero en ataque no estuvo correcto. Más bien no estuvo. Brilló por su ausencia su posición a la hora de desdoblarse de Januzaj, que normalmente contaba más con Merino que con el lateral donostiarras. Y, cuando conseguía recibir alguna vez, no estuvo bien en la toma de decisiones. Alex Sola espera en el banquillo, Zaldua debe espabilar.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: