Triunfo bajo el diluvio en Zubieta: Sanse 1-0 Amorebieta

El Sanse consiguió vencer a la S.D. Amorebieta en un partido en el que la meteorología dificultó mucho la práctica del fútbol. Es más, cayó tal cantidad de agua sobre el Jose Luis Orbegozo, que el césped estaba anegado de agua y la pelota no podía circular sin pararse debido a la cantidad de agua que tençia que soportar. La victoria vino de un gol en propia del Amorebieta en el último cuarto de hora. De esta manera, los potrillos se reencontraron con los tres puntos. El juego no fue el mejor, ambos equipos intentaron rasear la pelota, pero era casi imposible conducir el balón o tejer una jugada de más de tres o cuatro pases.

El partido comenzó con una presión muy intensa de los visitantes hacia los txuri urdin. Los de Imanol Alguacil se vieron el dificultades para progresar a campo contrario y superar las líneas rivales. Los vizcaínos comenzaron a acusar el cansancio de la intensa presión. El Sanse veía campo más allá de su área y, poco a poco, comenzó a encontrarse más a gusto en el terreno de juego. Sus hombres de más calidad comenzaron a aparecer, y en una jugada de pocos toques y muy vertical, Capilla combinó con Celorrio pero su disparo lo detuvo la defensa rival.

Los locales leyeron bien el partido y empezaron a jugar más por los costados que por el carril central ya que era casi una piscina. La profundidad de sus laterales fue clave para llegar al ñarea contraria. Los potrillos también lo intentaron en varias jugadas a balón parado, pero no hubo suerte. Capilla Celorrio probaron desde lejos.

En la reanudación del segundo tiempo, se vio un inicio idéntico al de la primera parte. El Amorebieta dominó  ese tramo del partido. En una jugada muy embarullada en el área realista, en la que Zubiaurre tuvo dificultades para blocar el cuero, los visitantes a punto estuvieron de dar el susto y asaltar el marcador.

El partido entró en una fase en la que ambos equipos perdían el cuero con facilidad. El terreno de juego era el actor principal. Muchos ataques o intentos de transiciones de los dos equipos se vieron frustrados por el estado del terreno de juego.

El gol llegó de una manera que no gusta tanto cuando lo marca uno de tu propio equipo. Pero, oye, si es gol es gol, eso es lo que importa. Calvillo entró al campo por Muguruza, centró desde la banda derecha y Mújica al intentar despejar el envío del realista metió el cuero en su propia portería. El marcador por fin reflejaba la justicia que se había visto durante el transcurso del encuentro.

Esta victoria era muy importante para asaltar la cuarta plaza. El triunfo cosechado en la tarde de hoy hace que los de Zubieta encadenen cinco partidos consecutivos sin conocer la derrota. No hay duda de que en Zubieta se está haciendo un buen trabajo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: