XABI Y XABI

Es tiempo de despedidas. Nada es para siempre y en los últimos dos años una de las mejores generaciones de fútbol ha ido retirándose de a poco: Puyol, Gerrard, Lampard, Valerón, Ronaldinho, Klose, Totti… Los hombres que han dominado el mejor fútbol de la historia, cada uno en su medida, pero  al fin y al cabo el mejor fútbol de la historia van desapareciendo para dar paso a una nueva generación que se va a comer el Mundo, nadie lo duda, pero inevitablemente te invade cierto sentimiento de nostalgia pues mi generación ha crecido viendo a todos esos cracks en la Champions, las Eurocopas o los Mundiales. Futbolistas que a pesar de ser estrellas jugaban con frac dentro y fuera del campo, ejemplos a seguir. Hoy ha caído otro gigante, Xabi Alonso, uno de los mejores centrocampistas de la historia del fútbol y con un curriculum impecable: 2 Champions, Copas de Inglaterra, Subcampeón y posteriormente Campeón de Liga, Campeón de Alemania… (y aún le quedan unos meses por delante para poder coronar la Bundesliga o la Champions entre otros títulos). Casi nada.

Lived it. Loved it.

Farewell beautiful game.

Ese ha sido el epitafio de su magnífica carrera deportiva, la de un chaval que en su día su entrenador descartó mandándolo cedido al Eibar alegando que no valía, pero lo rescataron y desde que despegó con aquella Real de mártires nunca ha bajado el vuelo: Liverpool, Madrid y Munich han tenido el privilegio de disfrutar de Alonso, del que sea probablemente el mejor jugador de la historia de Zubieta. No obstante no todo son títulos, y posiblemente le ha faltado volver un año a su casa, a jugar en la Real y terminar de ganarse a su gente; el contexto era inmejorable (con la Real en Europa) pero el Tolosarra ha preferido colgar las botas en todo lo alto. Yo no se lo voy a echar en cara pero es verdad que hubiera sido la guinda perfecta, si cabe, a una inmejorable trayectoria. Una pena.

Pero al igual que Superman tiene a Batman, Yul Brynner tuvo a Steve McQueen y Messi a Ronaldo, Xabi Alonso encuentra su antítesis en otro Xabi; dos caras de la misma moneda, la consecuencia diferente que se definió en el momento en que cada uno tomó su propia decisión. Alonso y Xabi Prieto tienen el mismo punto de partida, en Zubieta, dos chavales con una inmensa calidad, dos perlas para pulir, dos jugadores que apuntaban muy alto, más alto que las nubes que cubren la Real, allí donde juegan los galácticos. En su día ambos tuvieron que tomar una decisión porque quieras o no cuando juegas en un club como la Real y destacas por encima del resto viene alguien con un maletín lleno de dinero a tocar tu puerta, prometiéndote un futuro deportivo que muchos quisieran tener; el oro y el moro. Ahí es cuando te planteas lo siguiente: o te vas dejando atrás tu casa, los compañeros y el equipo de tu vida (el cual te lo ha dado todo hasta el momento) teniendo la oportunidad de jugar con los mejores y a la vez ser el mejor, o por otro lado, te quedas con los tuyos, en tu club, pero a sabiendas de las limitaciones que eso te supondrán a largo plazo. La diferencia entre escribir tu nombre en la historia o escribirla en tu hogar; la diferencia entre ser apoyado por un translúcido fenómeno fan, o tener como pilares fuertes a unos pocos que sabes que siempre estarán ahí.

De ese modo respeto a todos y cada unos de los jugadores que se han ido de la Real buscando hacer historia en el fútbol y a la vez dejando una montaña de dinero en el club, más en el caso de Alonso que en el momento en que marchó a Liverpool el club andaba necesitado de fondos.

Y así es como todos estos años nos han llevado a hoy, a esta temporada.

Xabi Alonso se retira con el orgullo de ser uno de los mejores jugadores en la historia del fútbol, la brújula que llevó al Liverpool y al Real Madrid al pico de Europa, el cerebro de una selección que conquistó dos Eurocopas y un Mundial, el futbolista más laureado de la historia de Zubieta y el País Vasco y con un futuro como entrenador que todos esperamos ver con gran expectación. Ha tenido el privilegio de jugar con Gerrard, Xavi, Iniesta, Di Maria, Ronaldo, Lewandoski o Müller entre otros muchos cracks.

Por su lado Xabi Prieto también está cerca de colgar las botas, pese a estar realizando una de las mejores temporadas de su carrera (y de la Real), su mayor logro ha sido ser el principal “culpable” de levantar a la Real de Segunda División y colocarla en la Champions con los mejores; nunca ha jugado con la selección (no por falta de calidad), y pese a ser uno de los jugadores con más calidad de la historia de Zubieta nunca ha ganado un título de gran índole. Sin embargo a sus 33 años es uno de los pilares de la actual Real, una de las personas más queridas por su afición y respetado en toda la Liga, y al igual que Hugh Jackman en Logan, uno de los últimos supervivientes de su especie gracias a los 486 partidos que lleva sobre sus botas. Un one club man.

En balance, y en aras de ir cerrando, espero dos cosas: que Xabi Prieto renueve y siga deleitándonos al menos un año más con su excelso fútbol y su espectacular clase, y por otro lado que Xabi Alonso y la Real Sociedad vuelvan a encontrarse en el futuro. Aún nos debes una Xabi.

Gracias por tu fútbol, por tu integridad y por ser durante 17 años embajador de la Real y de Zubieta.

Eskerrik asko Xabier.

Gero arte,

 

Ander Oiarbide.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: