Un barco a la deriva

Roberto Olabe, director de fútbol

La temporada de la Real Sociedad se puede definir como mediocre, como muchas anteriores. Roberto Olabe cogió las riendas de la dirección deportiva y planificó una plantilla que, con el paso de las jornadas, ha demostrado no estar preparada.

Comenzó la temporada y en el banquillo se sentaba un Asier Garitano, idolatrado en Butarque, que acabó frustrado y señalado por la dirección deportiva. Si bien es cierto que los resultados no fueron los mejores, el equipo se mostraba más seguro atrás y un poco más experimentado en el “otro fútbol”.

El club txuri urdin apostó por Garitano para una temporada que los propios directivos definieron como de “transición”. Siendo una temporada de paso, se tomaron decisiones muy pronto, señalando a un entrenador que vino a hacer lo que el club le pidió, liderar un cambio, y se marchó por la misma razón.

Al parecer en el seno del club no se veía con buenos ojos lo que pretendía Garitano, y aprovecharon una racha de 4 jornadas malas para cargar contra él y cesarle de su puesto. En su lugar llegó Alguacil, que tras reconocer unos meses antes que no se sentía preparado, firmó para esta temporada y la próxima.

Lo cierto es que sus primeros encuentros fueron muy buenos, logrando sacar puntos y estabilizando la situación que atravesaba la Real. Para enmarcar el encuentro del Bernabéu. Pero el equipo, que no ha tenido suerte en toda la temporada en cuanto a las lesiones, se ha visto inmerso en una mala racha. Coincidiendo con la ausencia, indefinida, de Asier Illarramendi.

La Real se está mostrando como un equipo débil, sin capacidad de traspasar las líneas cuando el rival le cede la posesión de balón. No tiene un plan de juego claro, o al menos no demuestra que sea capaz de ponerlo en práctica. En el aspecto defensivo el equipo ha dado un bajón importante, sobre todo en las jugadas a balón parado, donde han encajado hasta 3 goles en los últimos 4 partidos. Arriba Alguacil se ha encontrado con que el mejor momento de Oyarzabal no ha coincidido ni con Januzaj ni con Willian José, este último recientemente recuperado de su lesión.

Roberto Olabe tiene muchos deberes para la próxima temporada. Debe planificar un equipo serio, competitivo y que aspire a algo más que a pasar el mes de abril con la tranquilidad que le da estar 9 puntos por encima del descenso. En caso de que volvamos a vivir otra temporada mediocre muchos serán los que llamen a la puerta del director de fútbol, ya que él mismo dijo que cuando las cosas no fueran como deben él sería el máximo responsable.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: