Soñar es de valientes

Queda tan solo un partido, una final en la que está en juego todo el esfuerzo de toda la temporada. Hemos sufrido, nos hemos ido al trabajo o a nuestro lugar de estudio enfadados, emocionados y con un sin fin de estados de ánimo que representan el sentimiento por este escudo.

Sólo podemos pensar en ganar nuestro partido. No dependemos de nosotros mismos para lograr el objetivo, pero todo pasa por nuestras botas. Todo pasa por poner la guinda a una temporada en la que a tramos enamoramos al fútbol y aficionados de otros equipos, no podemos esperar a conocer el ganador de la Copa del Rey. El Athletic y el Villarreal tienen un partido difícil por delante pero nosotros también. Solo veo ganar en Vigo y esperar.

Y es que, no puedo evitar emocionarme al recordar todo lo vivido esta temporada, todos y cada uno de los partidos, errores y goles que hemos visto.

Hemos pasado de cuestionar cuándo ganaríamos a cuántos goles de diferencia lo íbamos a hacer. Hemos pasado de probar suerte a competir, de dudar a convencer. Por estas cosas estoy orgulloso.

Tras una temporada en la que este equipo nos ha hecho vibrar solo puedo dar las gracias a estos jugadores, porque si en algo hemos mejorado, es en llegar al corazón de nuestros aficionados. Ya no se cuestionan el esfuerzo ni el talento, ni las ganas por aspirar a algo grande. Me hicisteis soñar con la copa ante el “todopoderoso” Barça, e hicisteis que tras años de sufrimiento por fin pudiéramos disfrutar del fútbol y carácter que estos colores significan.

No puedo evitar echar la vista al primer partido de la temporada y estar orgulloso de la evolución y mejora de los jugadores, el equipo, el club. Hay cosas que cambiar empezando por algún que otro despacho, no obstante quizás esto sería buscar la perfección. La reforma del estadio está cerca y después de tantos años de socio, no puedo estar más feliz.

Una temporada en la que he conocido a nuevos amigos gracias a todo lo que engloba a la Real Sociedad, también nuevas secciones y modos de gestión del club que desconocía. Una temporada, en la que al grito de “Erreala alee” he sonreído mucho.

Y es que amigos, esta temporada, me he vuelto a enamorar, me he vuelto a ilusionar, y he vuelto a sentir emociones que hacía años que no sentía. Me han despertado, me han llegado al alma, y me han hecho volver a ser un niño y a disfrutar de todos los detalles de cada encuentro. Esto para mí es el fútbol señores, y la Real Sociedad este año, lo ha cumplido todo con creces.

El domingo en Vigo, volveremos a vivir una final como la de hace unos años, y todos los que se desplacen merecen la victoria que nos permita soñar en Europa la temporada que viene. Porque soñar es de valientes, y no se me ocurre mejor forma que hacerlo en Europa…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: