Si sabemos… ¿Por qué no lo hacemos?

El partido del viernes, como ya lo hicieron los partidos frente al Madrid y al Osasuna, volvió a recordarme a la Real lenta y sin ideas que vimos el año pasado. Sin embargo, algo extraño ocurrió tras el gol de Piatti.

Desconozco si fue por vergüenza o por inspiración divina (quizás simplemente por demérito del Espanyol), pero nuestra Real comenzó a crear peligro sobre el área rival. La posesión de balón de los txuri-urdin dejó de tener lugar en campo propio y los pases comenzaron a sucederse cerca del área rival. De nada le servía al Espanyol replegarse, el balón era más rápido que ellos. Siendo imposible salir a la contra por la presión en bloque de los donostiarras, el Espanyol no volvió a pisar el área de Rulli desde su gol.

Por fin la Real encontró utilidad en mantener la posesión. Desaparecieron esos pases horizontales entre defensas y los laterales comenzaron a pisar línea de fondo como sucedió con Montanier. Jugar el balón a la banda era antónimo de pérdida, tanto Vela como Oyarzabal parecían haber echado pegamento a sus botas. En una de las tantas internadas de los laterales llegó el empate realista, con un cabezazo de Willian José a un centro picado de Zaldua, incansable.

Reflejo de las ganas con las que jugó la Real los últimos minutos fue el golpe que se llevó Mikel González tras intentar rematar un centro de Vela a balón parado. En la repetición se pudo apreciar como Mikel pensaba únicamente en rematar esa pelota a portería dándole igual todo lo demás (aprovecho para decir que me parece bien su renovación, aunque sigo pensando que hace falta un buen central).

La Real aprovechó la gran actuación de Mikel para renovarle. Vía as.com

La Real aprovechó la gran actuación de Mikel para renovarle. Vía as.com

Lo que pudimos ver en Anoeta los últimos minutos de partido se acerca y mucho a lo que queremos de ellos durante toda la temporada. La pregunta es: ¿Por qué no jugamos así siempre? Está claro que tenemos plantilla y capacidad para poder jugar bien al fútbol, tocar rápido, encerrar al rival, no sufrir. El caso es que los jugadores parecen salir al campo acobardados, con miedo a caer derrotados, sin ideas, sin chispa. Solo cuando no tenían nada que perder se atrevieron a ir hacia delante.

No sé cuál es la razón de que la Real no ponga toda la carne en el asador desde el principio. Desconfianza, miedo, falta de motivación o de concentración… Algo debe cambiar en el discurso de Eusebio para que la Real salga a por el partido desde el minuto 0.

 Uno de los equipos que sigo desde el año pasado por lo interesante y didáctico de su caso es la U.D. Las Palmas. Teniendo una de las plantillas a priori más flojas de primera, llegó Quique Setién con el equipo en descenso pero las ideas muy claras: jugar un fútbol bonito. Con unos jugadores no demasiado capaces, Las Palmas salió desde el primer partido a mantener la posesión, a tener el balón fuera quien fuera el rival. Al principio sufrieron varias derrotas abultadas, pero su estrategia casi suicida comenzó a funcionar hasta conseguir salvarse con solvencia y ser, a día de hoy, uno de los equipos que mejor juega a fútbol de primera, mientras la Real sigue estancada.

La Real debe salir al campo dispuesta a arrinconar al rival. Puede que el Villarreal nos meta 5. Seguramente Las Palmas nos gane en Anoeta el miércoles. Pero algo debe cambiar en el club donostiarra, o seremos equipo de mitad de la tabla una vez más.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: