Ruptura del pacto de no agresión por clubs convenidos

El Athletic no ha ido casualmente a por un equipo guipuzcoano pegado a la frontera para buscar un club convenido sino a expandir sus redes por Francia.

Los equipos de fútbol con fuerte arraigo a su cantera como la Real hace ya tiempo que saben de la importancia de los clubs convenidos. Limitarse a la cantera de su club no hace más que coartar la posible llegada de futuros cracks por lo que tener una red de equipos convenidos ayuda a encontrarlos, entre otros aspectos.

No todos los equipos de fútbol pueden ser convenidos ya que tienen que reunir una serie de requisitos y estructuras mínimas y necesarias además de garantizar la posible mejora de sus jugadores tanto individual como colectivamente. Una vez dentro de la estructura de la Real el ente donostiarra aporta técnicas y táctica de formación de jóvenes talentos, contraprestaciones econonómicas y todo ello gracias a la implantación del modelo deportivo del Programa de Formación, Detección y Selección de Real Sociedad Fundazioa.

En Gipuzkoa son ya más de 60 los clubs convenidos con la Real Sociedad y no sólo reciben a cambio todo lo anteriormente citado sino que entran a formar parte de campus, reciben cursillos de primeros auxilios, sus jugadores pueden representar a la Real en torneos y campeonatos, participan en actividades en días señalados como el día de la Fundación del club y en fechas muy señaladas del calendario, acuden a reuniones donde se recogen sugerencias y demás opiniones a los que, cómo no, asisten consejeros de la Real Sociedad, el Director de Real Sociedad Fundazioa y los técnicos responsables de la relación con los clubes.

Con todo esto, los futbolistas de los clubs convenidos se ven premiados con la posibilidad de que la Real los fiche, siempre y cuando consientan sus padres.

Aparte de los clubs convenidos en Gipuzkoa hay más de una decena de entidades deportivas balompédicas acordadas con los txuri-urdin fuera de tierras guipuzcoanas. Se encuentran desperdigadas tanto por Euskal Herria como por regiones aledañas:

Como habrá podido comprobar el lector realista, no hay club convenido alguno en Bizkaia. Es de suponer que se trata de una especie de “pacto de no agresión” con el Athletic Club: tú no buscas clubs en mi provincia y yo no lo hago en la tuya. Pero este pacto está a punto de romperse tras en el interés que ha mostrado el club bilbaíno de convenir al CD Mariño de Irún. 16 años después de tener un vínculo con el Antiguoko, el Athletic vuelve a la carga a Gipuzkoa.

El CD Mariño, fundado en 1991, es el tercer club en importancia en Irún tras el Real Unión y el Dunboa-Eguzki. Tiene un presupuesto de 150.000 euros para poder llevar adelante 8 equipos masculinos, 3 femeninos y una escuela de fútbol. En total, 360 jugadores. Como el 30 de junio termina su relación de convenio con la Real Sociedad en noviembre comenzaron las conversaciones con el Athletic (no hay que olvidar que ya estuvo convenido con el Osasuna durante 6 años). Pero Javier Mariño, presidente del club, dice que primero hablará con la Real para ver si es posible llegar a un acuerdo y no abrir un cisma que en nada ayudará. No sería ni el primer ni el último club guipuzcoano en decir no al Athletic, como ya lo hiciera el Aretxabaleta negándose.

La polémica por este convenio no es sólo por el hecho de romper el pacto de no agresión porque si el Athletic tratara con igualdad de condiciones al Mariño como al resto de clubs que tiene convenidos no habría tal problema. He aquí el quid de la cuestión: 1) que el Athletic cree una infraestructura de escolarización y aprendizaje futbolístico en el CD Mariño y no un convenio al uso y 2) la posible “ampliación” de la filosofía del club vizcaíno gracias al CD Mariño. Me explico: la última “actualización” de tal filosofía dice que en el Athletic puede jugar cualquier jugador vasco o que haya militado en cualquier club euskaldun hasta la edad juvenil, es decir, los 18 años. Así sucedió con Aymeric Laporte, que no siendo vasco pero por jugar en el Aviron Bayonnais ya era “fichable” por el ente rojiblanco.

La preocupación de la afición realzale es que el Athletic, con un equipo estratégicamente ubicado en la frontera entre Gipuzkoa y Lapurdi, haga posible fichajes de franceses que sin ser vascos puedan formar parte de la plantilla del primer equipo bilbaíno. Un ejemplo sencillo sería: un jugador nacido en París, menor de 18 años, que fiche por el CD Mariño y que siga escolarizado en algún colegio del Iparralde.

Pero al margen de estas triquiñuelas y centrándonos en  la agresión territorial, ¿ha de convenir la Real a un club vizcaíno y dejarse de pactos de no agresión? No sería la primera vez que la Real lo hiciese (recordemos que el Arenas Club fue club convenido a principios de los años 2000). La pregunta queda en el aire.

@ZuriUrdin1975

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: