El puente de las quimeras

El puente de las quimeras

Las semanas que empiezan con un día de puente no terminan de arrancar nunca. Uno se siente en tierra de nadie, esperando una rutina que, de alcanzarnos, llegará bien entrado el miércoles. Como siempre, empiezo la redacción de mi artículo el lunes por la tarde. Cuando sea publicado vislumbraremos ya el fin de semana y nos preguntaremos cómo es posible que el tiempo transcurra tan rápido. Hace un tiempo, a finales del pasado agosto, magullado por un verano interminable y sentenciado por el golpe de realidad que nos dio el Real Madrid en la primera jornada, escribí un texto lastimero que titulé “Los lunes de la Real”.

En él me preguntaba cómo serían los lunes de un madridista, un culé o un colchonero. Después de un tiempo de zozobra, más parecido al viaje en una montaña rusa que a cualquier otra metáfora, aterrizamos en estas vísperas del duelo contra el Atlético con el corazón envalentonado. Si conseguimos vencer (harto difícil) nos pondremos a solo dos puntos de uno de los mejores equipos de Europa. Las dos victorias consecutivas contra Alavés y Leganés nos han sentado bien. Nos hace falta poco, opinará alguno. Probablemente sí. Pero los que llevamos unas cuantas décadas sufriendo el fútbol y la Real, sabemos que las temporadas doradas se forjan ganando, precisamente, los partidos en los que el rival es, sobre el papel, peor.

Después de jugar contra nosotros, ambos equipos parecieron pobres. Sin embargo los dos afrontaban el partido en disposición de igualarnos o adelantarnos en la tabla. Los primeros consiguieron ganar en el Camp Nou, y todo el que viera el pasado sábado el partido contra el Real Madrid sabe que el resultado es engañoso, penalti extraño de por medio. El Leganés no ha conseguido ganar en casa, pero ha dado más de una sorpresa fuera, y pasea por la primera división con bastante dignidad.

Tal vez fueran rivales fáciles. Igual cualquiera de nosotros podría haber dado con la fórmula para encauzar a esta plantilla. O David Moyes. O Jagoba Arrasate. En este mi rincón particular, he criticado a Eusebio semana tras semana. Pero también me gusta valorar los aciertos cuando los veo. Y el entrenador ha dado con un once tipo que empieza a jugar bien al fútbol.

Bien. Ni extraordinariamente, ni de fábula, ni como los ángeles (o demás cursilerías).

Bien.

No es poco decir, después de las temporadas que hemos sufrido.

Faltan oportunidades para Rubén Pardo, tal vez también para Granero. Echo en falta al Zaldua de años anteriores, a Aritz, el apuntado regreso definitivo de Canales… el sueño de ver a nuestro Imanol Agirretxe marcando goles de nuevo. Pero tal como están las cosas, el jugador que quiera recuperar un puesto en el once va a tener que echar a empujones al compañero titular. Ahora mismo no imagino por quién puede entrar Pardo. Es muy bueno y todavía hemos de confiar en él. Pero ¿a quién quitamos? Illarra está, sencillamente, imperial. Todos sabemos que tarde o temprano va a ser convocado por Lopetegui para jugar con la selección. Todos sabemos (y él probablemente también) que si se hubiera quedado en la Real, ya llevaría jugados un mundial y una Eurocopa. Le llamó el Madrid y se fue. Tampoco es raro ¿no? Le vino grande, posiblemente. O no supieron cuidarlo debidamente. Tal vez. O tal vez no. El caso es que ha vuelto, y esta segunda temporada su nivel vuelve a ser el de un futbolista de esos por los que se pagan treinta millones.

¿Dejamos en el banco a Zurutuza?

La primera semana de agosto escribí uno de los artículos que recuerdo con más cariño: “El factor Z”. En él ya opiné todo lo que había que opinar de David. Me está dando la razón.

Punto.

Imprescindible. Insustituible. Titular, con mayúsculas.

Xabi Prieto. También tiene su artículo, no voy a añadir nada. Contra todo pronóstico, está mostrándose de nuevo como pieza elemental de este equipo, tiene pinta de firmar su mejor temporada de los últimos años. Y tiene un don.

Míkel Oyarzabal también tiene ya el suyo. Aunque cuando lo escribí, todavía no sabía que se iba a convertir en un asistente maravilloso, que recuerda en sus centros al gran Javi De Pedro. Haría falta otro artículo para Willian José, otro más para Carlitos Vela, Iñigo… llegarán sin duda.

Es lo que conlleva escribir un artículo semanal.

Intuyo, espero y confío en que todos los futbolistas buenos tendrán su oportunidad. La temporada es larga, ojalá el equipo aguante todo el curso a este nivel, pero es difícil. Habrá bajones de forma, lesiones y sanciones. Este sábado, probablemente Aritz Elustondo tendrá una ocasión de demostrar su valía. Tal vez Mikel González, aunque este me deja más dudas. Fue un buen central, hasta que se tiró una portería encima en pretemporada (qué cosas nos pasan). En este punto, es una incógnita cómo se encuentran los jugadores que semana tras semana ocupan el banquillo. Pero en sus botas, tanto o más que en las de los titulares, está el destino de esta Real.

Yo, por mi parte, empiezo a soñar con derribar gigantes y conquistar lejanos castillos. Vuelvo a fantasear con una Real campeona, con un equipo que compita contra los grandes, en Anoeta y fuera de Anoeta.

Vosotros también, es inútil engañaros.

Parece que esta semana no me apetecía mucho escribir, casi he vivido de rentas y citas. Puestos a economizar esfuerzos, terminaré citando mi primer artículo, tal vez el más leído de todos los que llevo escritos para esta casa: Lo titulé “De la Real no es cualquiera” y en él resumí lo que es este equipo para mí y para muchos de vosotros. Pego las últimas líneas de aquel texto, con la esperanza de que nuestros jugadores tomen conciencia del equipo al que pertenecen.

“Me permito recordaros el equipo al que representáis y os pido un favor:

AMBICIÓN mutilak, ambición.

Vuestros aficionados sueñan con ganar otra vez la liga, la copa o alcanzar un título europeo.

No lo pueden evitar.

¿Estamos locos?

Claro.

Somos de la Real.

De la Real no es cualquiera.”

Y me abrazo a mis quimeras.

Poco más me queda.

Aupa Real.

Javier Ramón

Cofundador de "El Rincón de la Real". Me gusta escribir sobre deportes, sobre todo fútbol y tenis. "La oscuridad es una oportunidad para mostrar tu brillo"

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: