Nueva oportunidad para Rubén Pardo

Nueva oportunidad para Rubén Pardo

Pasan los años y vemos que se sigue surtiendo a Anoeta de canteranos formados en Zubieta. Aunque muchos han abandonado el club “libres” al concluir su contrato (y en algunos casos sin tener su recompensa con minutos) o han tenido cesiones, la realidad es que ésta temporada se contará con un número considerado de jugadores que fueron (hace unos años) y han sido (en los últimos años) forjados en Zubieta en el primer equipo.

Y es aquí donde entra en escena el protagonista de éste artículo, Rubén Pardo. Todos lo conocemos, todos concentramos en su día toda nuestra esperanza en él cuando debutó, porque demostró ser un organizador de juego que podía aportar cosas diferentes en el centro del campo y dejó buenas sensaciones en sus primeros partidos.

Con el paso de los partidos esta temporada, ha ido perdiendo protagonismo, y cuando ha jugado ha cumplido su labor, pero no ha brillado como todos esperábamos de él.

La verdad, soy un aficionado que sigue teniendo esperanzas en que se vea su potencial como jugador y nos haga ver su mejor versión, ya que algunos jugadores para explotar antes deben curtirse y realizar tareas no tan gustosas para su maduración como futbolistas. Existen jugadores que no explotan tan pronto como se prevé, sino que consiguen llegar a ese salto de calidad pasados los 25. Y tal vez sea el caso de Pardo, pero creo que el motivo de que no haya explotado como jugador es que por lo general no se le ha utilizado correctamente en el equipo y no ha tenido la función en la que podría habernos dado lo mejor de él.

El que creo que debería ser su verdadero rol

El de Rincón de Soto ha jugado la mayor parte de sus minutos acompañando a otro centrocampista en el campo, ya fuera como método de contención o como método de organización de juego. Cuando se ha ocupado de éste rol ha cumplido su labor pero no las expectativas que se esperaban de él.

El primero en ser crítico con el jugador al no dar lo que se esperó de él fui yo, ya que era acompañado generalmente por un jugador más defensivo y la construcción del juego no parecía tener tanta seguridad. A pesar de ser crítico con él, tuve la esperanza que a día de hoy mantengo, y ésta cogió fuerza cuando vi por primera vez jugar a Rubén más liberado, sin tantas presiones, jugando más con el balón que sin él, y teniendo total libertad para la movilidad del juego.
Funcionó de tal manera que partidos más tarde cuando se apostó de nuevo por ese rol, llegó a dar 3 asistencias y fue cuando el equipo funcionó realmente esta temporada y encadenó una buena racha. No recuerdo muy bien quién apostó por situarle allí, pero fue un gran acierto. Creo que el Pardo que esperamos todos debe coger ese Rol para mostrar su mejor cara y brillar.

La difícil situación que creo que tiene

Como he dicho antes, no ha cumplido las expectativas y ha sido foco, aunque con menos intensidad que otros jugadores, de críticas en la afición. La difícil situación la empezó a tener cuando se le etiquetó (yo fui uno de ellos) el rol de “sustituto natural de Illarramendi” con la marcha de el mutrikuarra rumbo Madrid.

La verdad, estaba llamado a sustituirle y (lo repito de nuevo) cumplió pero no ilusionó como esperábamos. Después vuelve Illarramendi a la Real y se intenta jugar con ambos como pivotes, pero ambos siempre que habían jugado bien en esa posición tenían un complemento defensivo con ellos; Markel Bergara o ésta temporada, Diego Reyes. Con lo cuál, Illarramendi y Pardo intentaban apoyarse el uno al otro tanto en labores defensivas como en labores de creación, y por ello no hemos visto funcionar a esta pareja, ambos daban la mitad de sus cualidades al no centrarse totalmente en sus virtudes.

¿Será un “fijo” para Eusebio?

Foto: L.M Unciti (Mundo Deportivo)

Foto: L.M Unciti (Mundo Deportivo)

A día de hoy la línea del centro del campo en la Real Sociedad está muy poblada, y parece que alguna salida va a haber. Contamos con Illarramendi, Gaztañaga, Markel Granero Zubeldia y Pardo.

La idea básica en todo equipo de fútbol es tener un esquema fijo y después tener distintas variantes, y en el esquema fijo de Eusebio no creo que vaya a estar el nombre de Pardo. Creo que lo tendrá difícil. La razón es que pienso que apostará por un doble pivote compuesto por Illarramendi y un jugador defensivo, apoyados por un media punta que será Canales, para jugar a la contra, buscar verticalidad y disparos lejanos. Pardo tendrá las segundas partes para hacer lo que se le da bien, mantener el balón y dar calma al juego cuando se necesite.

Por otra parte, hay partidos y partidos, y cuando se espere un partido en el que se necesite tener la posesión y buscar el último pase perfecto será él quien coja el rol de jugar con más libertad teniendo cubierta las espaldas por un doble pivote para generar más juego.

Con lo cuál, pienso que Rubén Pardo tendrá sitio en la plantilla pero no con el rol que todos esperamos ni disputando tantos minutos como esperamos. Deseo de verdad que triunfe como jugador de la Real, él tiene calidad para ello, y nosotros debemos tener paciencia.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: