No hay más excusas

Soy un romántico del fútbol, una persona que ama este deporte. Alguien que lo siente y lo vive y que allá donde va siempre respira fútbol. Es algo que se lleva dentro, algo que una vez que te atrapa no puedes escapar de ello. Qué voy a contaros acerca de lo que siento por los colores txuri-urdin. Esto sí que es inexplicable. Como romántico del fútbol que soy, no puedo evitar emocionarme, sufrir, coger una rabieta como si de un niño al quitarle su juguete favorito se tratara cada vez que la Real Sociedad pisa un terreno de juego.

Tal vez el momento que pase el equipo no sea tan dulce como el periodo de tiempo en el que todos temblaban con nuestro juego, pero que no tenga la misma dulzura no significa que deje de ser dulce. Me explico. Los resultados no nos han acompañado en esta etapa de la temporada, pero aun así, el juego llevado a cabo por nuestros jugadores sigue enamorando y sigue siendo dulce. Tal vez sea más “light”, pero esto no quiere decir que el equipo no haga fútbol o que la unidad se haya roto.

El estilo de juego es algo discutible por cualquier aficionado o punto de vista, pero lo que no se puede discutir, es que durante esta temporada el estilo ha sido el mismo y siempre ha mantenido la misma línea, algo que llevamos pidiendo desde que Montanier se marchara camino a Francia. En efecto, el rendimiento no ha sido regular y todo esto se debe a la explotación de los trece o catorce jugadores que más minutos han tenido. Pero esto no debe impedirnos soñar con nuestra meta: Europa. Queremos llegar por cualquier medio posible, y no es momento para abandonar, es momento para soñar y luchar por ese sueño.

¿Dónde estáis? ¡La Real os necesita!

No puedo impedir llevarme a la cama el inmenso enfado al ver un estadio hueco donde ni siquiera se puede escuchar el sonido de un bombo. El equipo luchando por Europa y por sus objetivos marcados. Un equipo que sueña con jugar entre las estrellas europeas y que aun bajando el rendimiento, es fiel a su fútbol. Podríamos discutir hace un año que el equipo no transmitía nada y que desde la directiva no se realizaba ningún tipo de evento para atraer a la afición. Esta campaña, sin embargo el equipo transmite delirios de grandeza, y se realizan distinto eventos, como “Yo no tengo segundo equipo”, el almuerzo y merienda de los perritos calientes en las carpas de “Seguros Reale”, los castillos hinchables para los más pequeños y los distintos homenajes realizados antes de empezar los partidos.

Parecerán necedades, pero este tipo de eventos para atraer al espectador han sido reclamados por muchos aficionados, y observamos que cualquier esfuerzo no sirve para llamar a la afición.

Escribo esto como resultado de un gran periodo de inactividad en el mundo txuri-urdin, pero todo viene provocado por ese enfado al observar Anoeta hueco en su interior. Ha sido un periodo en el que apenas he opinado sobre un tema tan extensamente como hoy, pero he estado observando entre el silencio de Anoeta. Apenas he fallado a un partido, y no lo digo por creerme mejor aficionado que cualquier otro, lo digo como justificación de lo que estoy tratando de explicar, y es que no entiendo por qué el estadio sigue teniendo una asistencia tan baja.

Los horarios no me sirven como excusa, muchos socios son trabajadores y no pueden acudir por trabajo, pero sin embargo en los cuartos de final contra el Fútbol Club Barcelona no se vio reflejada la asistencia en cuanto a horarios. Un partido entre semana, horario malo, víspera de fiesta en Donosti, y el campo repleto y tirando del equipo: esto es lo que uno quiere, joder. Blasfemo y blasfemo cada vez que un mal horario impide que haya buena asistencia, ya que no hay ningún problema para ceder el carnet de socio a otro que si pueda ir. Piensen en aquellos aficionados que no pueden asistir con asiduidad a Anoeta por su localización en el mapa de este país, su lejanía no permite que puedan asistir y seguro que darían lo que fuera por poder acudir a nuestro feudo. Me gustaría señalar que los aficionados que acuden a los partidos con la Real como visitante tienen mucho mérito, porque si en algo destacamos es en ser mejor afición fuera que en nuestro propio estadio. Además de esto, lanzo una pregunta retórica y totalmente irónica: ¿Vamos a ir a Europa para ver Anoeta vacío? No, claro que no. Si logramos la meta de ir a Europa, no habrá excusas por los horarios ni por el mal tiempo ni este tipo de historias.

Como aficionados creemos que siempre tenemos razón y criticamos con la intención de ser ésta una crítica constructiva. Si bien he criticado a entrenadores, directivos y jugadores, es hora de que os pegue un tirón de orejas a los aficionados. No me creo mejor o peor aficionado que vosotros, pero al ver que algunos insultáis a jugadores y un largo etcétera de miembros del club para después esconderos sobre el mítico “Es mi opinión”, jugaremos al mismo juego. Se dice que la Real no tiene equipo para ir a Europa con Granero y Canales, muy bien: para mí no tiene una afición digna de Europa, jamás vi una afición tan pasiva cuando las cosas no van del todo bien. Jamás vi a una afición criticar tanto a sus jugadores antes, durante, y después del partido. Jamás vi una afición pedir ambiciones, y después contradecirse y subirse al barco encarrilando tres victorias, y bajarse de él encarrilando tres derrotas. Además de esto, lanzo una pregunta retórica y totalmente irónica: ¿Vamos a ir a Europa para ver Anoeta vacío? No, claro que no. Si logramos la meta de ir a Europa, no habrá excusas por los horarios ni por el mal tiempo ni este tipo de historias.

Después criticamos a otras aficiones sin motivo alguno, primero miremos nuestro ombligo y después critiquemos, que dudo que seamos el mejor ejemplo. Lo único que quiero que la gente entienda de todo este ladrillo, es que liberen sus carnets para cedérselos a otros. Un aficionado está en su derecho de no asistir si ve algo que no le gusta, pero al menos, que ceda el carnet a otro para que esa localidad no esté vacía, por favor.

Por otra parte, entiendo que algunos tengan compromisos, tanto laborales como personales, pero no me cuadra que en el mismo horario y contra un equipo distinto, haya tal diferencia en la asistencia al campo. Pedimos compromiso a nuestros jugadores y después tenemos un campo hueco. No me creo mejor aficionado ni superior a nadie, pero me puede ver entrenadores, directivos y criticones de medio pelo en foreros y twitteros para después ver Anoeta vacío, pero “es mi opinión”, como se dice. Es que me puede. Estás en tu derecho de no ir si no estás de acuerdo en el juego o en la forma de gestionar el club, pero libera tu carnet, déjaselo a otro porque hay que sacar esto adelante, y no veo otra forma de hacerlo que estando unidos.

Este sábado, una vez más en mal horario, tenemos una final, espero que los que no podáis asistir cedáis vuestro carnet, porque Anoeta debe de ser un fortín en los partidos que nos quedan.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: