Me ha pasado otra vez

Imagen vía The Independent

Siempre he pensado que en el fútbol, como también en la vida, la mejor manera de hacer las cosas se basa en la estabilidad, en hacer las cosas que sabemos hacer, en no hacer locuras sin pensar en las consecuencias y trabajar con coherencia. Es lo que siempre he pensado en las difíciles situaciones que ha atravesado la Real en multitud de ocasiones, pero la confianza en el entrenador siempre llega a un punto en el que la situación se convierte insostenible.

Me pasó por primera vez con Bernd Krauss, un entrenador que me hizo vibrar con el juego del equipo en casi dos temporadas, pero llegó un momento en que la Real emanaba malas sensaciones  y yo también optaría por una destitución, que al final se llevó a cabo.  Aquella fue la primera de las muchas ocasiones que he defendido al técnico que estaba al mando de la Real, pero al final no podía hacer frente a la evidencia.

Últimamente también quise defender a Jagoba Arrasate, nuestro técnico de la última vez que jugamos la Champions, en una temporada que termino con más sombras que luces, y una segunda temporada en la que no pudo superar la previa de la Europa Lleague, cayendo con estrépito en Krasnodar. Fue un comienzo de temporada nefasto que no pudo enderezarlo, incluso fue a peor, que termino con la destitución inevitable del técnico vizcaíno.

Le sustituyo David Moyes, un técnico con carisma y gran caché. Terminó la temporada sin grandes alardes, sin poder averiguar que juego pretendía hacer y todos los realistas éramos escépticos con el trabajo del técnico galés. Pero entendía yo particularmente que había que darle tiempo, que cada partido la Real pudiera ir mejorando. Pero lo que ocurrió fue totalmente lo contrario y la Real se hundía poquito a poco en cada partido que disputaba. Hasta que llegó aquel espanto de partido en Las Palmas dónde la Real perdió y dio una de las peores imágenes que yo recuerde en un partido del cuadro donostiarra. Después de aquel partido, la situación era terriblemente preocupante y David Moyes fue irremediablemente destituido.

Tras el técnico gales llegó nuestro actual entrenador, Eusebio. Terminó la temporada con buenas sensaciones. El conjunto txuri urdin fue capaz de ganar buenos partidos y jugar a un nivel más que aceptable. Así llegamos a la temporada 2016/2017 más que esperanzados, y la verdad es que la pasada campaña disfrutamos con el juego del equipo de Eusebio, que logró clasificarse para la Europa Lleague. Ésta temporada tras un inicio más que bueno, con tres victorias consecutivas en liga y un buen comienzo en la Europa Lleague, nos prometíamos felices los aficionados realistas, pero nada más lejos de la realidad. El conjunto donostiarra cayó en barrena, con una facilidad pasmosa para encajar goles y una nula creación de juego a pesar de la posesión. En un principio pensaba que ésto tenía solución. Habría que ser más solidos defensivamente y a partir de ahí intentar mejorar en la fase ofensiva.

Pero la Real de Eusebio no ha conseguido ninguna de las dos cosas. Con tanta calidad en la plantilla pensaba que el técnico de La Seca sería capaz de revertir ésta situación, pero la verdad es que la situación va empeorando y la tan ansiada reacción no llega. En cada partido los entrenadores adversarios son capaces de contrarrestar el juego realista, aunque empiecen perdiendo.

Los dos últimos partidos son buen reflejo de ello. Contra el Barcelona, cuando la Real ganaba por 2-0, Valverde optó por adelantar líneas de presión, ahogó la salida de balón y la Real se diluyó como un azucarillo. Y en el último encuentro disputado contra el Celta, después de adelantarse en el marcador, el conjunto gallego logró empatar merced a un penalty. Después del penalty el técnico celtiña, Juan Carlos Unzue, optó por replegar a su equipo, esperar a la Real en campo propio y esperar a su oportunidad, que llegó en un córner, y ganar un encuentro en el que la Real no tuvo ninguna ocasión para empatar. Fue un partido alarmante por la falta de ideas y nula creación de ocasiones, después del cambio táctico del técnico navarro.

En cada partido de la Real, el equipo contrario sabe cómo jugarnos y cómo cambiar el rumbo del encuentro que no tiene vuelta atrás por la falta de recursos de Eusebio. Ya hemos llegado a una situación insostenible y no se ve a Eusebio capaz de darle la vuelta a esta situación. Me ha pasado otra vez, que ya no tengo ningún argumento para defender al actual técnico de la Real.

Para terminar, a pesar de todo, quería decir que Eusebio es nuestro míster a día de hoy, y por lo menos yo estaré al cien por cien con él hasta que algún día deje de ser entrenador de la Real. El sábado empezaré a ver a la Real con la misma ilusión de siempre, pero espero que no termine el partido tan hundido como

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: