Sobre Markel, Gattuso y el circo del entorno

Foto: Marca.

Sobre Markel, Gattuso y el circo del entorno

Que Markel no es Gattuso es algo que sabe cualquiera que haya visto un partido de Markel y haya visto un partido de ‘Rino’. ¿Qué tienen características parecidas? Que juegan en la misma posición, como mucho. Pero la fuerza de Gattuso, la forma de recuperar el balón y darle salida, la forma de presionar, la intensidad, las ganas y la mala hostia son cosas a las que no se acerca Markel, por desgracia. Pero este artículo no va de eso. 

Markel no es un mal jugador, ni mucho menos. Si alguien abre twitter hoy y ve los comentarios que se hicieron ayer al de Elgoibar puede pensar que lo repudiamos, que lo queremos fuera del equipo, pero no, ni mucho menos. Markel es un jugador con sus limitaciones pero que ha servido para mucho en el equipo y que da un toque distinto al centro de campo, pero no es Gattuso. Por favor.

El entorno realista no ha hecho más que perjudicar a jugadores, de manera indirecta, como el ninguneo a Rubén Pardo, uno de los centrocampistas más productivos de Europa (no lo digo yo, lo dicen los datos aportados por @reserve_ball en twitter el 6 de agosto. O de manera directa, como cuando comparáis a Markel con Gattuso, hablabais de los puntos fuertes de Jagoba o poníais por las nubes a Elustondo y hacéis que nos entre la risa floja. 

Como periodistas que escribís para medios con influencia deberíais aprender que lo que escribís tiene repercusiones, y en muchos casos completamente distintas a las que pensáis. Tener protegidos y atacar a otros dentro del mismo equipo debería estar prohibido si uno se considera un periodista honrado. Y lo menos que podríais hacer es tratar a todos por igual, sean de casa, de fuera, Markeles, Graneros o Pardos, lo mismo me da. Que parece que un robo de Markel vale por diez mientras que uno de Granero no vale para nada. 

El entorno realista se ha convertido en algo muy criticado últimamente. Su defensa a ultranza a algunos jugadores empieza a ser escandalosa. El hecho de no criticar una gestión pésima y no señalar a los verdaderos culpables empieza a dar miedo. Parece que el entorno, el periodismo ‘serio’ esté haciendo más daño que ayudando a un equipo que necesita ayuda para salir de este bache administrativo, que necesita un cambio interno ya, pero también un cambio de una gran parte del periodismo que le rodea. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: