Los rivales de la Real

Mi primera intención, cuando salí a caminar esta mañana temprano, fue dedicar este artículo al pase de Xabi Prieto en el gol de Juanmi. Pero después de darle muchas vueltas al enfoque, me he rendido a la evidencia: lo mío, en todo caso, es la prosa. Para la poesía todavía tengo que macerar mi escritura unos años.

Después pensé que el propio Juanmi también merecía un artículo. Su gol queda ensombrecido por el regalo de Xabi, pero el chaval es puro desmarque, vértigo y remate. El gol del pasado lunes, que me perdonen los antitaurinos, también fue alarde de torero.

Como tampoco me gustan mucho los toros, renuncié a este segundo enfoque y decidí que lo mejor sería hablar de lo evidente, no por ello menos importante: Asier Illarramendi y David Zurutuza son dos futbolistas a la altura de la mejor Real Sociedad.

Sí.

La que una vez ganó dos ligas, la que después ganó una copa del Rey y perdió una final al año siguiente, víctima de una OPA hostil y marrullera. La que, en 2003, en tiempos ya de galácticos y estrellas rutilantes, estuvo a punto de volver a ser campeona de Liga. Envalentonado por mis propios pasos, en la cuesta arriba, dibujé un artículo que hiciera gala a esta pareja de futbolistas que anoche devolvieron a la Real el orden, la sencillez y la eficacia. “Pero claro”, me interrumpí. “Mi artículo saldrá mañana miércoles y a esas alturas llegaré tarde, seguro. Todo estará escrito y con más precisión de la que yo soy capaz.”

Otro papel metafórico arrojado a la metafórica papelera.

Cuando caminas, al ascender sufres una especie de embriaguez, entre el optimismo absurdo y la euforia que no viene a cuento. Aunque hayas salido de casa medio dormido, medio infeliz y enteramente pesimista, hay un momento en que todo te parece posible, descubres el canto de los pájaros, intuyes el precioso día que se avecina y empiezas a generar proyectos. Todos parecen fantásticos en esa parte del camino. Por eso se me han ocurrido tantos artículos, a cada cual más perfecto en su germen y más inadecuado una vez bien meditado. Sin embargo, cuando emprendes la cuesta abajo, la euforia se desvanece, empiezas a sacar punta a todos tus planes y se te empiezan a caer en la cabeza, uno tras otro, hasta que te da por reírte de ti mismo o ponerte a sollozar a escondidas, según los días.

Hoy, al subir, he imaginado todos esos artículos, he cerrado la trama de esa novela que no acabo de empezar y no sé cuántos delirios más.

Al bajar he decidido dejar la escritura para siempre. Soy así de variable, más todavía en primavera.

Ya en casa, encontré un término medio.

Voy a hablar de los rivales de la Real.

Cuando era niño y sacaba malas notas, a veces me defendía diciendo que todos en clase habían suspendido. Mis padres, como los de todos ustedes, me decían que a ellos no les importaba lo que hiciera el resto de alumnos. Sin embargo, cuando se enteraban de que Menganito había sacado un sobresaliente me decían que Menganito era muy trabajador. Yo no me atrevía a decirles que las notas de los demás eran importantes solamente cuando les interesaba a ellos, pero lo pensaba.

Y ustedes.

Con el fútbol, con nuestra Real, pasa algo parecido.

En la primera vuelta, ganar al Alavés y al Leganés pareció tan fácil que muchos opinaron que ambos eran muy malos, a pesar de que ambos andaban ya entonces muy bien clasificados. Hasta que no le dimos un baño increíble al Atlético de Madrid y otro al Barcelona (qué noviembre más dulce) casi nadie se fijó en esta Real que rozó en aquel mes niveles de perfección. A la altura de los mejores.

La semana pasada, el equipo que visitó el Calderón recordó en muy poco a aquel que nos invitó a soñar en serio. Entre otras cosas porque no estaban Zuru y Asier, claro. Y porque Xabi anduvo algo fundido, y porque el resto no estuvo fino, a pesar de que vimos una exhibición de un chaval que se llama Zubeldia. Viendo ese partido entendí y valoré de verdad lo que habíamos hecho en el de la primera vuelta. El Atlético de Madrid es uno de los rivales más difíciles de ganar de todo el planeta. Todavía más en su campo. Todavía más jugando como lo están haciendo últimamente. El Bayern de Múnich sufre en el Calderón. El Barça sufre en el Calderón. El Brasil de Pelé sufriría en el Calderón.

La Real, fundida, nerviosa y sin su centro del campo, compitió. Y sufrió, claro. Y perdió.

Sé que no les hicimos cosquillas, que Rulli estuvo inmenso y todo lo demás, pero no puede ser que el rival solo sea importante cuando nos interesa.

El lunes se ganó al Sporting. Un equipo desesperado, dice todo el mundo. Muy flojito atrás, deprimido, de segunda. Puede ser.

Pero ese mismo equipo empató en Sevilla días atrás, y unos días antes hizo lo propio en Valencia. Un equipo al que a estas alturas, en la primera vuelta, bailamos en el Molinón y una semana después no empató en el Bernabéu porque falló un penalti en el tramo final.

El Leganés también empató en Sánchez Pizjuán. Nos sacó un punto en Anoeta y caímos en una profunda depresión. Sin embargo, aquel partido se debió ganar, a pesar de las bajas y del resultado en contra, se firmó una segunda parte digna, merecedora de una remontada que no llegó.

Los rivales también juegan.

A veces lo hacen mejor que nosotros. Pero este equipo merece todo nuestro crédito. Afrontamos la recta final con William José recuperado, y crucemos los dedos, con el resto de piezas básicas recobrando su mejor tono.

Hay que creer. Hay que ir a competir al Camp Nou.

He leído a algún tuitero esperanzado con amargarle el título al Barça. Soñar es fácil, decía.

Comparto el entusiasmo, pero mi sueño es otro: yo sueño con que la Real gane en Barcelona, se afiance en la zona europea y coja impulso para terminar la temporada con el nivel de excelencia que ha mostrado en algunos momentos.

Esta semana, los madridistas irán con la Real, cuando jugamos contra el Madrid es al revés.

Cada uno tendrá sus preferencias. Yo también las tengo. Pero si está la Real en el campo, no puede haber nada más importante.

A nosotros, con todo el respeto, nos tiene que importar una mierda quién gane la liga.

Aúpa Real!!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: