Lo de menos es Europa

Foto de Diario Vasco

No me he vuelto loco, descuiden.

La clasificación para la Europa League es importantísima. Nos va a devolver al lugar que merecemos, y hablo en primera persona del plural porque los aficionados somos tan partícipes de esta alegría como los futbolistas. Pero la competición europea, en sí misma, no es lo que me hizo feliz el domingo. Ya saben que no soy un enamorado de la Europa League. Me parece un vía crucis eterno (si todo va bien), con un montón de partidos ante rivales no siempre atractivos de antemano, pero que cada jueves nos harán pisar el barro y apretar los dientes.

Cuando nos tragamos una comedia romántica, de principio a fin, nos vamos a dormir con la felicidad de un beso ajeno. No queremos ni pensar en cómo se va a arreglar la pareja feliz para limpiar la casa al día siguiente, ni si Hugh Grant, además de guapo, despistado y adorable, es un guarro que anda en calzoncillos por la casa y se tira pedos. Ni en la suegra de Andie MacDowell, que seguramente le hará la vida imposible a Hugh. Todo eso nos da igual. La vida vale la pena, solamente por ese beso robado a lo imposible en el andén de una estación.

Con el fútbol, la Real y la Europa League pasa algo parecido.

Lo del domingo fue un final de temporada memorable, que independientemente del logro alcanzado quedará para siempre en el imaginario de los aficionados. Para algún posible despistado, o si mi licencia literaria es un poco forzada: el gol de Juanmi es el beso, la Europa League propiamente dicha, la vida misma, después del beso.

En cualquier caso, ese final de película fue una guinda merecida.

Lo merecía Eusebio, que no solamente nos ha devuelto a Europa. Mucho más: nos ha devuelto la alegría, el orgullo de ser de la Real y el placer de ver jugar bien a tu equipo del alma.

Lo merecía Juanmi. Un chico menudo, no demasiado locuaz en sus declaraciones, que a veces parece torpe con el balón. Uno de esos suplentes que ganan puntos cada vez que juegan, para sí mismo y para el equipo. Desmarque, vértigo y gol. Gran fichaje, lo normal es que su mejor temporada esté por llegar.

Lo merecía Xabi Prieto. El capitán de este barco. Su ¿última? temporada la va a disfrutar en Europa, todavía sueño con un penalti decisivo que Xabi marca y nos hace campeones. La vida es mucho más soportable viendo jugar a Xabi Prieto de vez en cuando.

Lo merecía Zurutuza, el factor Z que por fin ha podido demostrar que vale muchísimo más de lo que cuesta.

Lo merecía Asier Illarramendi, imperial toda la temporada. Un futbolista que podría jugar en cualquier equipo del mundo. Gracias a esas vueltas raras que da la vida, y un poco también a los caprichos de Florentino, juega en la Real. Su Real, nuestra Real. Que dure.

Y Raúl Navas, pedazo de futbolista que muy pocos sabían que teníamos.

Y Yuri Berchiche. Me lo imagino saliendo de Anoeta cada domingo y subiendo las escaleras de su casa a toda velocidad, para vaciarse un poco más todavía.

Y Carlos Martínez, nuestro expreso de Lodosa, tan determinante hasta que se rompió.

Y Álvaro Odriozola, el niño que ha dejado mudo al fútbol y nos tiene a todos en vilo, hasta que firme la renovación.

Y Carlos Vela. El mejicano se ha dejado todo en el campo y no ha dejado de intentar ser el que fue. Casi, casi, lo consigue.

Y Mikel Oyarzábal, pura Real Sociedad. No hay nada más emocionante que el plano de un futbolista que al marcar el gol que te hace llorar, se bese el escudo y llore contigo. Un crack que nos va a dar muchas noches felices.

Y el mariscal de la defensa, Íñigo Martínez. Si hay un futbolista de raza en este equipo, ese es Íñigo. En ese balón dividido al que casi siempre llega antes que el delantero, hay escondidos muchos puntos de la Real.

Y William José. Por fin un nueve que marca las diferencias. Fíjense si es bueno William José, que hemos pasado otra temporada entera sin nuestro Imanol Aguirretxe y no ha caído el cielo sobre nuestras cabezas. Sin su ausencia de dos meses, quién sabe lo que andaríamos celebrando hoy. Tal vez lo mismo, tal vez algo más.

Y Gero Rulli. Porterazo, nivel supremo. Su cara de niño es lo único que no encaja en su rendimiento. Ojalá continúe por muchos años en la Real.

Y Sergio Canales. Profesional como la copa de un pino. El primer recambio de Eusebio. Nos ha dado puntos de oro con su zurda. Ojalá dé un pasito adelante en su recuperación y lo haga en la Real. Me sigue pareciendo un súper clase que todavía tiene que hacer algo importante en el fútbol.

También lo merece Esteban Granero. Ha callado cuando había que callar, y ha dado todo cuando le ha tocado jugar, con más o menos acierto. Buen profesional, cuya aportación tal vez no justifique su ficha, pero eso no es culpa suya. Si ha de marchar, lo hará con nuestro cariño. Al menos con el mío.

Lo merece también el resto de futbolistas de la plantilla. Todos han hecho lo humanamente posible para alcanzar este reto, aunque la mayoría no hayan estado a la altura de los 14-15 jugadores más habituales.

Me lo merezco yo. Y tú, que estabas en el sillón de tu casa, o en la grada de Balaídos, sufriendo al mismo compás que mi corazón. Con el 1-0 lo vimos muy difícil ¿verdad? El Celta, ya liberado de presiones y grandes gestas, jugó un partidazo con su mejor once, el mismo que unos días antes encogió el alma de Old Trafford. Después de un primer tiempo impecable en el que debimos adelantarnos, la Real sufrió. No alcanzaba a quitarle la pelota al rival y todo parecía perdido. Hasta el gol de Míkel, que nos conmovió a todos con su celebración.

Después, ya saben.

Al filo del minuto 90, un danés que no sabíamos que existía nos dejó a todos derrumbados, musitando “no me lo puedo creer”. Yo no tuve alma ni de blasfemar, Dios me perdone.

Pero a veces, solo a veces, muy pocas, los milagros de último suspiro nos regalan un momento inolvidable. Y al final, todos, ante la pantalla, besamos a la chica, llorando de alegría.

Lo de menos es Europa.

Lo importante es ese instante de felicidad. Y la Real, nuestra Real.

Hasta pronto.

 

David Sáez Ruiz

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: