La Resaca: Cuando la posesión se convierte en un recurso y no en una obligación

Pardo celebra con Januzaj el segundo gol txuri-urdin. Vía Real Sociedad

Este lunes tenemos una resaca como Dios manda, y es que la Real nos dio este fin de semana una de las mayores alegrías de la temporada junto con la destitución de Loren y Eusebio. A pesar de la lesión de Moyá, la Real siguió con su racha de dos partidos seguidos sin encajar ningún gol, cosa inimaginable durante este curso, y arrolló al Girona con un merecido 5-0.

Parece que Imanol Alguacil les ha puesto las pilas a los jugadores, a los que hemos visto jugar con mayor intensidad los dos últimos partidos. Sin embargo, no es eso lo único que ha conseguido el nuevo míster. La Real no parece que vaya a dejar de lado ese juego colectivo que tanto éxito les ha dado, pero parece que Alguacil les ha desvelado un secreto muy bien guardado durante la era Eusebio: se puede jugar a fútbol de otras maneras.

Al principio del partido vimos una Real sin prisa a la hora de crear pero sin tomar riesgos atrás, más preocupada en anular al Girona que en tener la posesión del esférico a cualquier precio. No sabemos si fue mérito de la Real o demérito del Girona, pero el equipo catalán apenas creó peligro al área txuri-urdin. Esto denota un cierto estudio del adversario en la preparación del encuentro, algo que echamos mucho de menos en Eusebio Sacristán. Cuando hubo que pegar un pelotazo para superar la presión rival se hizo, y cuando hubo que mantener la posesión para amarrar el resultado, también.

Zurutuza repartió tres asistencias, una de ellas a Juanmi. Vía As.com

Merece mención especial la condición física mostrada por los jugadores, a los que se les vio más frescos que durante el resto de la temporada. Seguro que las rotaciones le sentaron bien a Zurutuza, que lleva muchos minutos en sus piernas y rindió a un nivel extraordinario, dando tres asistencias. Muestra de la mayor intensidad de los entrenamientos fueron las lesiones de Moyá y Juanmi, algo que no deja de ser negativo y que esperamos que se solucione con una pretemporada más exigente, ya que el equipo médico no lo va a arreglar.

La guinda del pastel fue la reaparición de Pardo en los terrenos de juego, jugador infravalorado por Eusebio que Alguacil ha demostrado que puede ser perfectamente válido como pieza de rotación. Veremos como acaba la temporada, pero este entrenador parece que quiere luchar por las pocas opciones que tiene de seguir al frente del primer equipo la próxima temporada.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: