La peor de las piedras

La peor de las piedras

Aunque se publicará el jueves, escribo este artículo el sábado por la tarde. Seguramente, a mitad de semana ya andaré pensando en el partido del viernes, que se antojará cercano y necesario para recuperar el ánimo futbolístico. Con el otro ya veré yo lo que hago, pero entre el entrenador y los jugadores me han terminado de enturbiar el fin de semana. En mi artículo de la semana pasada pedía al equipo un ejercicio de atrevimiento, de insensatez y nervio, de AMBICIÓN, que cumplió a la perfección contra Las Palmas.

Es verdad que el guión del partido y las circunstancias se dieron de cara, pero aquello sucedió, entre otras cosas, porque en la primera jugada del partido la Real metió en el área contraria a seis futbolistas. Salió desde el principio a disputar el balón y la ilusión a un equipo que hasta la fecha se había mostrado intratable. Y la poca gente que acudió a Anoeta marchó feliz a casa.

Por el resultado, por la apuesta y por la actitud valiente de todo el equipo, incluido Eusebio. Estuve a punto de dejarme llevar por la euforia y adelantar la redacción de este artículo, pero preferí esperar al derbi con el Eibar, por lo que pudiera pasar.
Hice bien, hubiera tenido que cambiarlo entero.

Insisto en que lo del miércoles pasado podría haber salido mal con un poco de mala fortuna. En la vida, hay ocasiones que lo das todo y aún así te equivocas, te tropiezas o te cae un meteorito en la cabeza. En el fútbol también, otras veces ha sucedido. Del mismo modo, lo del sábado por la mañana podría haber salido bien con un pelín de acierto en ese despeje zubikarayesco de Rulli (la que le hubiera caído al bueno de Eñaut) y un criterio algo más ajustado del nuevo reglamento por parte del árbitro. Me parece que Aritz no hace intención de cortar la pelota. Puede ser penalti pero la expulsión es muy rigurosa. De hecho, la nueva regla especifica que la falta o mano tiene que ser intencionada para que sea roja.

En fin.

Cosas del fútbol. Imponderables de la vida. Tampoco es excusa.
Independientemente de las circunstancias, la puesta en escena de la Real fue cobarde desde la llegada en autobús a Ipurúa. La alineación transmite al aficionado que vamos a entrar a la pelea utilizando las supuestas virtudes del rival, y no las nuestras. Les queremos ganar desde el choque frontal, el balón aéreo, obviando el centro del campo e igualando fuerzas en el barro. Y ante todo, hay que empezar reconociendo que el Eibar jugó al fútbol más y mejor que nosotros. El sábado no tuvimos ninguna identidad, ni fuimos lo que queremos ser ni supimos competir con el Eibar con sus cartas. Como un mal actor en una película sin guionistas.

Entiendo que Markel tenga minutos algún partido, al fin y al cabo es un jugador de la primera plantilla.

Pero lo entendería mejor si no tuviéramos a un futbolista como Rubén Pardo en el banquillo. Claro que tiene que mejorar, como todos. Pero es bueno, muy bueno, como pocos.

Lo entendería mejor si no tuviéramos a un futbolista como Esteban Granero, cobrando un sueldo considerable, fuera de todas las convocatorias, solamente porque no se quiso marchar en verano. No ha cumplido las expectativas, es verdad. Pero también es cierto que si había una temporada en la que podía dar buen rendimiento era esta, un año después de superar una lesión tan dura como la que sufrió.

Lo entendería mejor si no hubiera estado disponible Mikel Oyarzábal, que el miércoles pasado demostró que sin llegar al nivel del año anterior (esta temporada es más difícil para él) puede rendir en cualquier lugar de la tripleta ofensiva y también como enganche, en el centro del campo.
Lo entendería mejor si el miércoles pasado, el equipo no hubiera rozado la excelencia con el balón y sin él, con un Xabi Prieto correctísimo en la conducción y en la pausa. Un capitán que solamente ha fallado un penalti en toda su carrera. Que a pesar de ello cedió la primera pena máxima a Carlos Vela, porque el mejicano se está dejando la piel para volver a ser el que era, y Xabi sabía que necesitaba ese gol. Que cedió el segundo penalti a William José, porque entendió que un delantero necesita goles, cifras, números con las que apabullar al rival y enaltecer a la afición.

Don Xabi Prieto.

Un día escribiré un artículo entero para él, me sobrará pasión y me faltarán letras.

Entiendo que alguna vez, Markel tenga sus minutos. Me parece un profesional, intenta hacerlo siempre lo mejor posible. Pero la broma de Gatusso ya ha dejado de hacer gracia. Él no tiene la culpa, no nos equivoquemos. El sábado podríamos haber ganado, con él en el campo, con mucha suerte, eso sí. Pero no entiendo que hace en el césped en el mismo momento en el que ya no están el mismo Zurutuza (por cambio) Canales, Rubén Pardo, Granero o el mismísimo Xabi Prieto. Puestos a jugar con un futbolista de corte, de pase corto y sencillo, no termino de entender qué hace Gazta fuera de todas las convocatorias. Me parece un jugador con mucho más talento que Markel, si no vale para la primera plantilla ¿para qué se le recupera?

Resumiendo: Jugando al fútbol, tal vez podríamos haber ganado al Eibar.

Salió todo mal, es verdad, pero el equipo puso de su parte para que así fuera. Empezando por el entrenador.

Y como aficionado, estoy hasta las narices de ver a la Real tropezar en la misma piedra, la peor de todas: confundir la humildad, que nos hace grandes, con la mezquindad y la falta de ambición (¿he escrito alguna vez ambición?) que nos hace miserables. Creo, insisto, que Eusebio puede ser un buen entrenador. Pero esos ataques de estratega iluminado, como aquel que tuvo en el Calderón la temporada pasada, le hacen un flaco favor. Y a la Real, que es lo que más nos interesa.

Cuando perdamos con los buenos en el campo, no saldrá de este teclado un solo reproche.

A levantarse, a jugar al fútbol. Si después no sale el pase, mala suerte. Pero cuando vienes de bordar el juego, si haces tantos cambios no forzados es que te crees más listo y más importante de lo que eres.

Aupa Real!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: