La mejoría es evidente, pero no es fruto de la casualidad

La mejoría es evidente, pero no es fruto de la casualidad

En la fría noche del sábado en Anoeta, se disputó el Real Sociedad-Deportivo de la Coruña, a las 22:05. Veníamos de una victoria en casa frente al Valencia, una victoria que nos dio moral y fortaleza, y que reavivó el hambre de futbol.  Afrontamos el partido con la esperanza de acabar con la racha de no ganar dos  partidos seguidos en casa, pero no pudo ser así.

Vimos una Real en la línea de los últimos partidos. En diferencia del partido frente al Valencia, y en semejanza a partidos anteriores, el resultado no acompañó.

Hizo una primera parte generando ocasiones, pero un gran Lux impidió dar la vuelta al 0-1 que Luis Alberto puso en el marcador. En la segunda parte se tuvieron más ocasiones, en las que dos largueros (uno de Jonathas y otro del joven Mikel Oyarzabal) impidieron una remontada que se quedó a medias. Xabi Prieto marcó de penalti, y el gol mal anulado pudo dar más que tres puntos.

Aún con la bajas de Canales, e Illarra, que jugó en el segundo tiempo, la Real sigue compitiendo y haciendo un buen juego. Sigue fallando, lo que ha fallado en los últimos partidos: la efectividad. A esto sumamos a Zuru y Agirretxe; lesionados y que próximamente volverán para sumar más al equipo, por lo que el equipo va a ir de menos a más. A esto hay que añadir, que se esperan llegadas de refuerzos en el mercado invernal.

Lo que le falta a la Real, es acabar las jugadas disparando más desde fuera del área, el no finalizar por querer entrar “hasta la cocina” provoca contra ataques que pasan factura. Hay que concluir más ocasiones, porque de esta manera, además de generar más disparos, se gana tiempo para la colocación de las líneas cuando el equipo está en defensa.

Mejoría general

Desde la llegada de Eusebio, se ha provocado un gran cambio de actitud en el equipo, así como en el juego. En el futbol influye mucho el estado anímico y psicológico de cada jugador, y con la llegada de Eusebio se ha visto. La Real ha pasado, de ver un equipo sin ideas, jugando a medio gas, a ser un equipo que ahora compite y demuestra que quiere salir al campo a ganar haciendo bien las cosas. La actitud se ha mejorado, y es lo que va a llamar a dar un salto de calidad al equipo.

David Moyes es pasado, sí, pero debemos de tener en cuenta su periodo aquí. Con él, se veían unos jugadores sin ideas claras, que deambulaban por el campo en busca de esperanzas. Es cierto que no se mejoró nada respecto al periodo anterior (antes de la llegada del británico), pero la actitud de los jugadores influyó claramente. Una cosa es, no jugar a nada, y otra es, no dar el 100% por cualquier problema. Fue un cúmulo de cosas, que no dieron resultado, y que están para el olvido, pero para mejorar en el futuro hay que tomar como referencia el pasado, por eso insistimos en que hay que recordar el anterior periodo de la Real. Siempre hay que mejorar.

Eusebio ha sabido hacer, lo que el británico no supo, calmar el vestuario, subir el estado anímico de los jugadores, mejorar el juego, y tener una idea clara de juego con un sistema fijo que puede variar según el partido. La realidad, es que  pocos “daban un duro” por el vallisoletano, pero poco a poco se empieza a confiar y a creer en la mejoría.

Destacamos, que los resultados de la Real desde su llegada, en general, no han sido recompensados con el trabajo de los jugadores, así como el juego realizado por ellos.

La Real poco a poco va mejorando muchos aspectos, y la creación de ocasiones es una de ellas, y la más vital. Se crean más ocasiones, y se ve a un equipo que juega más en el campo contrario que en el suyo. Insistimos en que la efectividad es el problema, pero los goles acabarán llegando, y con ellos, los resultados.

Además de esto, Eusebio sigue la cantera, ha dado minutos a Oyarzabal (que en dos minutos el otro día demostró poder ser un jugador determinante en el futuro), Héctor, y Aritz Elustondo, que es una pieza clave para el entrenador.

Se ve algo más parecido a una piña, y la unión es importante, transmitir confianza entre compañeros es muy positivo y es el reflejo de las buenas vibraciones que nos transmiten los jugadores en esta nueva etapa para la Real.

Nos queda una apasionante segunda vuelta por delante y una real que empieza a funcionar. Eusebio parece que sabe manejar bien el vestuario, ahora, se ve que los jugadores pelean, corren, muestran orgullo y saben a qué juegan. Hay que ir paso a paso, y subiendo puestos con el ritmo que marque en el equipo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: