En la cuerda floja

<

h2>En la cuerda floja
Que tenemos un proyecto muy serio por delante es algo innegable. Pero que tenemos un proyecto interesante desde que volviésemos a la máxima categoría en 2010 tampoco lo puede negar nadie.

En aquella temporada contábamos con Bravo, Carlos Martínez, Griezmann, Mikel, Prieto, Agirretxe, Zuru, Illarramendi, etc. Es obvio que no es el mismo equipo que el de hoy, pero las bases estaban sentadas. Y ese proyecto alcanzó su punto máximo en 2013 con jugadores como Iñigo Martínez, Cote, Vela, Pardo o Canales.

Sin embargo hemos visto como ese proyecto (salvo contadas excepciones) no ha conseguido asentarse como uno de los punteros de la liga, que debería haber sido el objetivo. Y los jugadores crecen, van cumpliendo años y (algunos) son ambiciosos y en su proyecto de vida no entra estar en un equipo de mitad de tabla toda su carrera.

Estamos jugando con un proyecto de gran tamaño, un proyecto que probablemente no volvamos a tener en muchos años, y eso nos puede costar muy caro.

Jugadores de la talla de Gerónimo Rulli, Iñigo Martínez, Pardo, Illarramendi, Canales, Vela o los canteranos como Aritz, Oyarzabal o los que vayan subiendo no tienen en mente estar toda su vida salvándose del descenso a falta de 4 jornadas y vender esa temporada como buena. Son jugadores que quieren tener minutos de calidad, minutos europeos y dar el salto que les lleve a estar con los mejores jugadores del continente.

Por ello (considero) otra temporada como las últimas 3 puede ser fatal para nuestros intereses. Este año el principal motivo de que la gente se quede está siendo el vender este proyecto como algo ilusionante, como algo para llegar a Europa desde ya mismo. Pero véndeles eso a todos esos jugadores el año que viene si vuelves a pasar desapercibido en la liga. Háblales a muchos de estos chavales, que hace 3 años estaban entrando a Champions, que no pueden ir todos los años a Europa, que se creen más de lo que son, porque no va a colar.

Otra temporada en mitad de tabla puede terminar de romper este proyecto que, pese a que no lo parezca, lleva muchos años tambaleándose en la cuerda floja y salvándose de una forma inexplicable.

La contratación de Jagoba Arrasate fue un duro golpe para un proyecto que acababa de llegar a su punto más alto, pero bajó casi tan rápido como subió y volvimos a la misma situación, a deambular por mitad de la tabla.

La llegada de Moyes fue un aire fresco para el proyecto y (sobre todo) para los aficionados. Parecía que las cosas se empezaban a hacer bien. Se salvó el primer ‘Match Point’, pero no se pudo con el segundo. Sin saber muy bien por qué los métodos de trabajo del escocés y su relación con la plantilla no eran los adecuados y terminó cayendo él también.

La llegada de Eusebio supuso dudas para gran parte de la afición. Se daba a un entrenador sin experiencia la continuidad de un proyecto con jugadores muy importantes. Algunos seguimos dudando, pero quizá sea Eusebio, pese a su falta de experiencia y currículum, el hombre indicado. Y más nos vale, porque de no serlo el verano que viene va a ser muy convulso en las oficinas de Anoeta que, por suerte, contarán con Roberto Olabe, un acierto de cara a la continuidad de este proyecto.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: