Jugadores de club

Hay algo que todo equipo necesita para dar un paso adelante en sus aspiraciones, y es que más allá de la calidad individual de sus jugadores, la adaptación al sistema o los automatismos que se pueden ir creando a lo largo de toda una temporada, hay ciertos aspectos, que van más allá del juego, que pueden hacer que un equipo pase de mitad de la tabla a luchar por Europa.

Por ello, no podemos negar que el ánimo siempre influye en un equipo de fútbol, como tampoco podemos negar que para que ese ánimo no decaiga cuando vengan mal dadas es necesario tener jugadores de club (que no hay que confundir con canteranos).

No se me ocurre mejor momento para hacer mi pequeño homenaje a estos jugadores que hacerlo después del fin de semana en el que se homenajeó a Alberto De La Bella. Y es que todos amamos a Alberto, jugador al que daba gusto escuchar, jugador que no tuvo ni una salida de tono y que entregó por nuestro escudo todo lo que se le puede exigir a cualquier jugador, canterano o no. El catalán lo dio absolutamente todo en su trayectoria aquí, desde la segunda división hasta la Champions League.

La realidad es que no se puede entender de mejor manera el cómo un equipo con una base formada en segunda llegó hasta tan altas cotas sino es a través la existencia de estos jugadores. Y es que la aportación de Txarly, Mikel, Ansotegi, De La Bella, Imanol o el Chory Castro iba mucho más allá de lo que aportaban en el campo, que ya era mucho. Jugadores que aceptaban su rol (bastante claro en el caso del Chory) sin dar una palabra de más y que, además, dejaban claro en todo momento su apoyo a cualquier compañero que jugase, ya fuese por delante de ellos o retirándose del campo sin una mala cara al ser sustituidos.

No es de extrañar, por tanto, el cariño que la afición txuriurdin guarda a ciertos jugadores, aunque no sean canteranos, una vez salen del club, y muestras de ello son el propio Alberto o Castro.

Y es que en una época donde tenemos que aguantar todavía debates de gente rabiando por la falta (o no falta) de canteranos, hoy vengo aquí a romper una lanza por una especie de jugador que cada vez existe menos y que puede ser, como ya se ha dicho, una de las claves del éxito de la Real esta temporada.

Todos vibramos al ver a Oyarzabal hablar de que lo tiene todo en la Real, dando ejemplo a los que vienen desde abajo (pese a su juventud). A todos se nos ponen los pelos de punta al ver a Portu celebrando los goles como si se hubiese criado jugando al fútbol en La Concha y no como si llevase tres meses aquí. Así como todos aplaudimos a Willian José cuando habla de la Real y de Donostia como si fuesen su hogar de toda la vida.

Pero si hay un caso que personalmente me emociona más que cualquiera es el de Miguel Ángel Moyá. Quizá sea por ese talante que tiene el balear o esa forma de decir las cosas, pero la realidad de Moyá es que nunca ha estado exento de debate y de juicios desde que llegó al equipo. Que si antes tenía que jugar Rulli, o que si ahora tendría que jugar Remiro. Y frente a todo este debate lo tenemos a él, asumiendo su papel de veterano, cumpliendo con creces cuando Imanol lo pone a él y demostrando a todo el mundo que es el primero que está con Remiro cuando Alguacil elige al joven.

Miguel Ángel es la definición de jugador de equipo, pero dentro de este equipo hay otros muchos, muchísimos, y eso es lo que me hace apostar fuertemente porque esta temporada sí va a ser importante, sobre todo cuando ves a otro hombre de club como es Imanol dar esos abrazos que parece que vayan a partir a los chavales por la mitad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: