Festara! Danzara!

Festara! Danzara!

Adoro San Sebastián.

Tanto es así que cada año, por estas fechas, busco imágenes y vídeos de la tamborrada para compartirlos en mis redes sociales, como si yo mismo me fuera a encontrar entre los miles de rostros que abarrotan la plaza de la Constitución. De hecho, a veces examino la pantalla con una atención preocupante, como si de veras esperara encontrarme. Quién sabe. Cosas más raras se han visto.

El caso es que, por desgracia, jamás he visitado Donosti el día de San Sebastián, ni he asistido a la tamborrada infantil, ni nada. Eso sí: conozco al pie de la letra la marcha de Sarriegi y soy capaz de cantarla tan bien como muchos donostiarras y (modestia aparte) mejor que la mayoría de los guipuzcoanos. Alguna vez, he comprobado, con la perplejidad del inocente, que mientras yo empezaba a recitar, motivadísimo, que “Sebastian bat bada zeruan, Donosti bat bakarra munduan”, mis compañeros de mesa, grada o calle solo decían que “la la la la la la la la laaa, lo lo lo lo lo lo lo lo lo looo”.

Los amores platónicos, supongo, es lo que tienen.

No padezco demasiado el virus del patriotismo, amo mi tierra como se acaba queriendo cada rincón que esconde un recuerdo. Soy, valga el tópico, un ciudadano del mundo (con muy poquito mundo, eso sí). Pero en estas fechas, lejos de Donosti, siempre me encuentro fuera de lugar. Probablemente, la única patria verdadera habita en lo que nos queda de la infancia, y ahí, indudablemente, está la Real. Y no solo la Real. También aquella ciudad que tantas veces, desde la lejanía y el misterio de la niñez, imaginé. Aquel estadio de Atotxa en el que, sin pisarlo jamás, siempre me sentí en casa. La primera vez que visité San Sebastián, Atotxa todavía estaba en pie, aunque la Real ya jugaba en Anoeta. Por supuesto, rendí visita a aquel, mi santuario, que aunque tenía delante de mis narices, me costó encontrar, tan viejecito estaba el pobre.

Ay, me estoy poniendo sentimental, y no era la intención.

Esta semana me ha costado abordar la escritura de mi artículo. De hecho, he estado a punto de disculparme con mis compañeros del @rincondelareal y posponerlo para la semana que viene. Pero esta mañana, he conseguido robar un ratito a mi rutina, por otro lado grisácea y previsible, para escribir al menos esta pincelada.

Partido grande el que se nos viene ¿verdad?

Probablemente, después de aquel que perdimos en Vigo, estamos ante el partido de lo que llevamos de siglo. Al menos si medimos su grandeza en quilates de ilusión. Tanto ha crecido esta Real, tanto nos está haciendo soñar, que abordamos la eliminatoria con esperanzas, no del todo infundadas, de eliminar al Barcelona. Probablemente el rodillo de la lógica, el presupuesto y el poder nos devuelva a la realidad en unos días. Pero esta plantilla nos ha regalado, hace tiempo, una preciosa licencia para soñar.

Y en esas estamos.

El desprecio que la Liga, la Federación y las televisiones ha mostrado por la Real (como lo muestra con todos los equipos, excepto dos, como mucho tres), nos ha indignado.

Deberíamos estar acostumbrados.

Es urgente, además, que nos olvidemos de agravios, designaciones arbitrales escandalosas y demás escarnios. Tenemos equipo, afición e ilusión para detener un tren. Y eso, precisamente, es lo que tendremos que hacer ante el Barcelona. El primer paso, por ironías del destino e incompetencia de los que mandan, hay que darlo la noche más mágica del año para todos los donostiarras.

Suena bonito, posible y Real.

Yo creo. Por mucho que lo intento, no logro dejar de creer. Tiempo tendré de volver a aterrizar.

Gora Donostia!

Gora Erreala!

Gaurtandik gerora, penak zokora!

Festara!

Dantzara!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: