Esperando la traca final

Foto realsociedad.com

Esperando la traca final

Estamos de lleno en la Semana Grande donostiarra y una vez más parece que los fuegos artificiales vuelven a ser el plato fuerte de la misma.

Desde mi punto de vista el mundo pirotécnico es muy repetitivo, y poco original; cuesta mucho ver grandes evoluciones dentro de las colecciones. De tal forma, que año tras año en los cielos donostiarras se repiten los mismos espectáculos de luz, color y sonido.

Muchas veces con ver el comienzo de una colección, ya se sabe que va a ser aburrida, poco dinámica y que el tiempo va a pasar lentamente. Y sólo cabe esperar que una grandiosa traca final puede salvar el honor de la casa pirotécnica responsable del lanzamiento.

Hace tiempo que no soy muy aficionado a los fuegos, aunque en los últimos años dos pequeños duendes han conseguido que día tras día vuelva a verlos. Y no es que tenga especial interés por ellos, pero me veo contagiado por una inocente ilusión. Y es que el poder de la ilusión es que se transmite y se contagia.

Pero de la misma manera que la ilusión se contagia, la desilusión se genera. Y cuando esa desilusión llega a mucha gente podría considerarse como una epidemia de desilusión. Es el caso de la Real, que en esta pretemporada no ha sabido generar un ambiente de expectación, provocando una epidemia de desilusión en la afición.

aficion ilusion

Foto realsociedad.com

Como si del mundillo pirotécnico se tratara, la pretemporada de la Real parece un deja vu de sensaciones similares al de temporadas anteriores. Y es que la preparación de este año para la nueva temporada es muy similar a la de los años previos. Empieza a parecerse a los fuegos artificiales, en los que no existe variación de los de un año a los del siguiente.

Volvemos a estar, por tercer año consecutivo, con un entrenador que empezó a mitad de temporada pasada y que (supuestamente) ha confeccionado la plantilla para este curso a su gusto. Aunque todos presuponemos que la sombra del Director Deportivo ha estado presente en la planificación de cada año.

Sin grandes efectos visuales ni sonoros, los fichajes han sido intentos de fortalecer una plantilla que parece que va perdiendo explosividad con el paso del tiempo. La llegada de Juanmi y Willian José no han sido ningún bombazo y se han quedado en un cohete lanzado a la espera de ver lo que depara su explosión.

Tal vez la única muestra de vistosidad en el cielo txuriurdin haya sido el, no por inesperado, deseado regreso de Gero Rulli y con él se ha avivado un poco la maltratada ilusión de los realzales, que esperamos todavía la composición final de la plantilla para hacernos una idea de lo que nos puede deparar la liga que está apunto de comenzar.

Foto eitb.eus

Foto eitb.eus

De todas maneras, vista la pretemporada que ha completado la Real, asemejada a una mala sesión pirotécnica, con un flojo comienzo y sin grandes novedades, muchos aficionados empezamos a vislumbrar una temporada que se nos puede hacer muy larga, de juego denso y sin grandes esperanzas de lograr objetivos importantes.

Quizá todavía es pronto para hacer juicio o crear expectativas. Quizá debamos esperar a la traca final para ver el resultado y hacer la valoración, pero mucho tendrán que cambiar las cosas para que la puntuación definitiva sea una aprobado, o mejor dicho un notable que es lo que los aficionados de la Real deseamos.

GORA ERREALA!!!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: