Dilema Imanol

Imanol Alguacil es un hombre consciente de sus capacidades, sus defectos y sus virtudes.

Tanto es así que en su primera aventura como entrenador del primer equipo declaró no sentirse preparado para el reto, toda una muestra de honestidad a la hora de optar a un cargo tan importante y con un sueldo tan elevado. Pero aun así, poco tiempo después, las circunstancias le llevaron a tener que hacerse cargo por la fuerza del equipo de su vida, y ya en su segunda aventura no pudo rechazar el reto.

En el transcurso de los hechos llegamos a la pasada semana, donde Imanol, consciente de sus virtudes y las de su equipo afirmó, de manera muy ambiciosa, querer ser el primer entrenador en ganar en el Reale Arena, y lo consiguió. Lo de este fin de semana fue toda una demostración de lo que puede llegar a ser la Real de Imanol y que hasta ahora habíamos visto a destellos. Así, en líneas generales su Real puede caracterizarse por la velocidad, la intensidad y el compromiso, lo que, de conseguirse, agradaría hasta al más escéptico de los aficionados.

Mientras todo esto pasaba el Sanse, antiguo equipo de Imanol, veía como se ponía al frente toda una institución del fútbol donostiarra, español y mundial. Xabi Alonso abandonaba las categorías inferiores del Real Madrid para hacerse cargo de un equipo de Segunda B en un movimiento ambicioso, otro más este verano, de Roberto Olabe y Jokin Aperribay.

Hasta la fecha sus potrillos siguen invictos en su liga tras dos victorias y dos empates, estando en posiciones de Playoff a tan solo un punto del líder. De momento, Xabi Alonso se ha destapado, como muchos ya intuíamos, como un entrenador con un gran potencial, lo que deja ahora mismo a la Real Sociedad en una encrucijada.

La pregunta que tenemos que hacernos, o que tienen que hacerse desde la directiva, es si confían lo suficiente en Imanol Alguacil como para dejar en su mano el futuro deportivo de la institución, una pregunta que ganará importancia cuando vengan mal dadas para el de Orio. Esta es una duda que me surgió a mi después del derbi, y si bien parte de ella se disipó en el estreno en Anoeta estoy seguro de que en la cúpula txuriurdin llevan desde que ficharon a Xabi haciéndose la misma pregunta.

Xabi Alonso aporta prestigio, nombre internacional, experiencia como uno de los mejores centrocampistas de lo que llevamos de siglo y una escuela de entrenadores de la que pocos pueden presumir, pues ha sido entrenado por cuatro de los entrenadores más influyentes de este siglo como son Benítez, Ancelotti, Mourinho y Guardiola. Con todo esto está claro que el tolosarra se sentará más pronto que tarde en el banquillo de algún equipo en la élite y el que tiene más fácil hacerse con sus servicios es la Real Sociedad, y ahí es donde entra el dilema Imanol.

Imanol Alguacil, hombre de la casa que ha asumido el mando del equipo en momentos duros y ha levantado el ánimo de plantilla y afición, afronta esta temporada su primer gran reto en la élite con una plantilla en la que no entrar, o al menos no pelear hasta el final, en las posiciones altas de la clasificación sería un fracaso, pero afronta este reto después de habérselo ganado completamente en el Sanse, al que llevó a un Playoff de ascenso a segunda antes de sentarse definitivamente en el banquillo de Anoeta.

Imanol puede posicionarse como el contrapunto total a Xabi Alonso. Un hombre de la casa con escasa repercusión mediática y alejado de los focos. Un hombre que puede postularse como el líder de un proyecto largo. Un hombre en el que, si las cosas van bien, puedes confiar para mantenerse en el puesto y no buscar la salida con la primera oferta grande que le llegue, como si haría, seguramente, Xabi Alonso. Pero Xabi se postula, en cambio, como el candidato a engrandecer el nombre de la Real Sociedad en todo el mundo. Un hombre que, seguramente, cogería el mando de la Real de forma momentánea hasta poder ir a equipos con mayores presupuestos.

La diferencia entre ambos es clara, pero en mi cabeza, y seguramente en la de algunos más, está la certeza de que con Xabi, sean dos o tres temporadas, se competirá al máximo nivel, sin lugar a dudas. Mientras, Imanol todavía está creciendo y seguirá haciéndolo, si le dejan, al mismo ritmo que el equipo.

Sin embargo, la apuesta por Xabi desde la directiva parece total, al menos desde mi perspectiva. Por tanto, lo que tendremos que comprobar es si a Aperribay le cuesta más o menos tomar la decisión en caso de que las cosas vengan mal dadas para Imanol, pues esa paciencia o falta de ella puede marcar, para bien o para mal, el futuro entero de la institución.

La tesitura es complicada y no me gustaría estar en la piel de Aperri en esos momentos, pues se han juntado dos buenas apuestas, apuestas valientes para el club y, nos guste más o nos guste menos, va a haber un momento en el que se tendrá que tomar una decisión. ¿Quién quedará después de este momento, Alonso o Alguacil?

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. Pablo dice:

    Adelantas acontecimientos como si fueran ineludibles aún sin haberse dado las circunstancias necesarias para ello. ¿O no podría ser que una crisis se produjera en el filial antes que en el primer equipo? ¿O no podría ser que Imanol volviera al Sanse después de pasar por el profesional, ya que es un empleado del club y es un entrenador que ha declarado gustarle el fútbol de nivel formativo? ¿O es que sólo hay un itinerario profesional en el fútbol que acaba en la Liga de Campeones, en los «equipos de mayores presupuestos»?
    Por otra parte, cuando hablas de los entrenadores que ha tenido X. A. en su trayectoria, me extraña que no menciones a aquellos que «pastorearon» sus años de crecimiento y formación, léase Raynald Denoeuix, Toshack, o los que tuvo en Eibar (¿Mandiola?) , Sanse e incluso Antiguoko, sin dejar de mencionar a su padre o su hermano mayor, personas que sin duda influyeron en su carácter y modo de juego.
    El fútbol no es unidimensional ni una pirámide que culmina en esos equipos de alto presupuesto, ni en los grandes campeonatos de selecciones, ni, incluso, en los niveles de súper profesionales. La Real, por ejemplo, es un «destino» del que estar orgulloso, sin ninguna duda en mi opinión.

    • Fartony dice:

      Igual no terminaste de entender lo que quería transmitir con el artículo. Sí, puede que se de una crisis antes en el filial que en el primer equipo, puede que no se de ninguna crisis en ninguno de los dos, lo cual sería ideal, e incluso puede que Imanol en el caso de que hubiese crisis en el primer equipo volviese al Sanse, cosa que dudo.

      Lo que quería decir era que la directiva piensa en el futuro, y si apostaron por Xabi Alonso no fue para que fuese entrenador del filial, fue con vistas a convertirse en el primer entrenador en un tiempo (indeterminado). Pero la realidad es que si Imanol, que es muy, muy de mi agrado, sigue cosechando buenos resultados la oportunidad por la que apostaron Olabe y Aperribay desaparecerá, lo cual sería bueno para la Real porque significaría que con Imanol las cosas funcionan.

      Si no nombré a esos entrenadores fue porque quería nombrar a entrenadores muy influyentes en este siglo.

      Y por último, por supuesto que la Real es un destino del que estar muy orgulloso, yo el primero, pero entiendo que hay entrenadores y jugadores que aspiran a ganarlo todo, y eso en la Real, de momento, no se puede.

  2. Pablo dice:

    Pregúntate en vez de si no entendí si no te explicaste bien

  3. Pablo dice:

    JBT gran entrenador y DNX otro tanto

  4. Pablo dice:

    Una Emery empezó en el Lorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: