Aupa Errealeko neskak

Imagen: Noticias de Gipuzkoa

Aupa Errealeko neskak

¿Lo he dicho bien?

Seguro que sí, hoy en día sería un delito equivocarse, con tanto conocimiento al alcance. Descubrí hace unos meses la palabra “neskak”. Mi nivel de Euskera no se puede catalogar ni siquiera, propiamente, de nivel. Pero recito y canto el Txuri urdin sin pestañear, y la Marcha de San Sebastián también. El que quiera comprobarlo que venga a verme a Albarracín y se lo canto, sin titubeos. Incluso, en el colmo del amor al arte, hace unos años encontré y (más o menos) conseguí traducir una canción homenaje a la Real que en Youtube podéis encontrar bajo el nombre “Hauxe da, Erreala”. Después, mi amigo Pato Reizábal me explicó que la música procedía del “Xalbadorren heriotzean”, un tributo al que fue gran bertsolari Xalbador.

Voluntad de conocer, pues, no me falta.

Pero no sabía qué significaba “neskak”. Ni siquiera sabía que existía la palabra. Después de hincharme a gritar “Goazen mutilak” en Anoeta y otros muchos estadios, desconocía que también se podía animar a las chicas en Euskera.

Me lo imaginaba ¿eh?, que no soy gilipollas, era una licencia poética.

El pasado 9 de julio, el compañero Javier Ramón escribió en esta misma web un artículo que titulaba “Periodismo basura”. Se quejaba, con todo el criterio, de la baja calidad de los programas deportivos en los grandes medios. Si a nosotros nos empalagan, ¿qué pensarán aquellos que odien el fútbol, o simplemente lo quieran ignorar? Viendo este tipo de espacios, en los que se editan vídeos que cuentan las veces que se acaricia el pelo Sergio Ramos, o conjeturan sobre hasta qué punto le pica el culo a Luis Suárez, pensarán, lógicamente, que los aficionados al fútbol somos imbéciles. No es de extrañar que vean el fútbol como la antítesis de la cultura, la vulgaridad extrema, el esperpento más cutre.

Me dirijo en este artículo a dos tipos de lectores imposibles, ya que ninguno se va a acercar a estas letras, por motivos opuestos.

Empiezo por el ser superior que me juzga vulgar e ignorante por mi afición al fútbol.

Querido ser superior: el fútbol, el deporte en general, NO es lo que ves en las noticias. Esconde un millón de historias, alberga sentimientos y alimenta ilusiones quijotescas, al más puro estilo cervantino. No me juzgues por mi camiseta blaquiazul, porque he leído las obras completas de Miguel Delibes (al que por cierto le encantaba el fútbol) incluso leí el Quijote y escribí una novela inspirada en el mismo.

Continúo por los responsables de los principales noticiarios deportivos.

Querido responsable de un noticiario deportivo: Ay… no sé por dónde empezar. Es que soy de la Real y jamás informáis sobre lo que a mí me interesa. Bueno, los números mandan, claro. Venga, pues aunque solo habléis del Madrid, del Barcelona y del Atlético, por favor, os ruego que habléis de fútbol ¿vale? De talento, de compañerismo, de esfuerzo, calidad, esas cosas.

¿Me atrevo a sugerirte que de vez en cuando nos cuentes cómo va la liga femenina de fútbol, o nos va a dar la risa a los dos? ¿Te acuerdas de Milene Domingues? Tal vez te suene más si me refiero a ella como Ronaldinha. Esta chica, entró en el libro de los récords en 1997 por darle 55.197 toques a un balón, gesta en la que empleó nueve horas y seis minutos. Pero en España la conocemos porque era muy guapa y porque se casó con Ronaldo (Nazário de Lima, el original). Durante un tiempo, se habló de la competición de chicas porque Milene fichó por el Rayo Vallecano y además, eso: era muy guapa y se había casado con Ronaldo.

En fin.

Ya está, me callo. Total, no lo van a leer.

Pero para redondear el artículo, necesito puntualizar dos verdades:

La realidad, en su sentido más amplio, es inabarcable. Es imposible que todo lo que sucede trascienda en los medios de comunicación. Del sinfín de conflictos, injusticias y desastres que suceden en el planeta, acabamos conociendo los acontecimientos más cercanos, física o culturalmente.

Lógico.

Tiene tantos matices esta triste realidad que si me lanzara a dibujarlos escribiría un artículo interminable, lejos del tema que aquí procede abordar. Que detrás del criterio para seleccionar noticias hay intenciones políticas, ideológicas y sobre todo, económicas, también parece evidente.

En el deporte también.

Mientras lee mi artículo, Manolo Lama debe de estar pensando: “Claro chaval, tú quieres que hablemos de la Real pero esto es un negocio y a la gente le interesa el Madrid”. Y Josep Pedrerol se morirá de ganas de interrumpir a Manolo para decirme que no tengo ni puñetera idea de periodismo y preguntarme si soy un becario de mierda.

Bromas aparte, los números y las audiencias mandan, pero ese argumento siempre me ha parecido pobre cuando se usa para justificar la existencia de Grandes Hermanos, Sálvames de Luxes o similares bodrios. Lo que ocurre es que resulta más barato editar un programa simplón que elaborar otro de calidad, como Informe Robinson, Fiebre Maldini o El día después (en sus mejores tiempos). Ojalá espacios como estos abundaran y lo hicieran en hora de máxima audiencia. Esta mezcla de Corazón, Reallity y pase de modelos que hemos de tragar, atrae la atención de la masa aburrida y genera discusiones vanas en bares y oficinas.

Vulgariza, pues, el fútbol.

La segunda verdad es más incómoda. Reconocido y asumido que vivimos en un mundo de mierda, frívolo e individualista, tal vez debamos mirar a nuestro propio ombligo. La sociedad, eso que apesta, nos maneja y contamina, también somos nosotros. Si Belén Esteban vende más libros que Mario Vargas Llosa, ¿qué esperamos del futuro? ¿Pretendo, de verdad, que dediquen diez minutos de un espacio deportivo a contar, por ejemplo, que la Real todavía ostenta el record de imbatibilidad en liga? Hay pocas historias más bellas en nuestro fútbol que la de aquella hazaña, todavía vigente.

Pero no somos los únicos olvidados.

Hace unas semanas, Ruth Beitia se proclamó campeona de Europa de salto de altura, por tercera vez consecutiva. Merecía varias portadas deportivas, y no las tuvo. Garbiñe Muguruza ganó en junio Roland Garrós, y sus esbeltas piernas han generado más palabras que “las hostias como panes que le pega a la pelota”, parafraseando a Iñako Díaz Guerra.

En unos días comienzan los juegos olímpicos. El deporte femenino volverá a dar muchas alegrías. Oiremos hablar de “las guerreras”, “las amazonas indomables” o “las valientes invencibles”, qué sé yo. Nos daremos cuenta de que el deporte, en sí mismo, emociona. Independientemente de que lo practique un hombre o una mujer. Vibraremos con las chicas del hockey hierba, del waterpolo y del baloncesto, y si una paisana consigue una medalla levantaremos pecho, porque los de mi pueblo siempre hemos sido los mejores.

Y después ¿De nuevo el silencio? ¿Dejarán de existir las deportistas? ¿Hay una máquina que las evapora hasta nueva orden?

Afortunadamente, las chicas no se rinden. Pasito a pasito, tuit a tuit han ido ganando un ápice del protagonismo que merecen sobradamente. Ayer mismo, la selección sub 19 se clasificó para las semifinales del europeo, con dos goles de nuestra Nahikari García. Jamás he visto un partido entero de la Real Sociedad femenina. Sí que acostumbro a seguir los partidos en Twitter, a través de la página web de la Real. También veo los resúmenes, cuando los cuelgan en Youtube. Y cuando la Real mete un gol, lo haga Imanol Aguirretxe, un niño en el torneo infantil de Brunete, Nahikari o Aintzane Encinas, sencillamente siento alegría.

Absurda y poética alegría, sí.

Como la vida misma.

Por eso tenía que escribir este artículo. He leído que este año se van a televisar más partidos de la liga femenina. Espero que así sea. No cambiemos de canal.

Ellas lo merecen, nosotros se lo debemos.

Aupa Errealeko neskak.
David Sáez Ruiz

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: