Ataques de entrenador

Imagen: Sport.es

Ataques de entrenador

No han sido pocas las veces en las que, tras escribir un par de comentarios por twitter sobre un equipo o un partido, algunas personas me han llamado ‘entrenador de twitter’. Pues sí, entrenador de twitter, cenizo, realista y enamorado del fútbol, así soy yo, con mis continuos ataques de entrenador. Ataques de entrenador cuando me da por ‘fliparme’ y decir, pues igual una defensa de tres con dos carrileros funcionaba bien en la Real. Pero por suerte, o por desgracia, de momento, no vamos a comprobar si funcionaría o no.

Sin embargo esto no pasa con otros entrenadores. Entrenadores que un día dan con la tecla y los siguientes 3 no. Pero que, cuando dan con la tecla, se les suben los egos muy fácil y nos hablan de ‘su sistema’ o nos dicen que ya empiezan a notar la esencia de lo que quieren y, luego, tres días después, pierden un partido y hacen la mínima autocrítica, siguen con su ego por las nubes y al siguiente partido se inventarán una nueva convocatoria, un nuevo once y meterán cambios ridículos con esperanza de que les salga algo y se les tache de genios. Pues así no va esto, señores. 

El partido que planteó Eusebio el otro día, los cambios que hizo y la manera en la que enfocar el partido tras el penalti fallado, tras la expulsión y tras el primer gol dejaron claro que lo del otro día en Anoeta era un espejismo, algo que veremos de casualidad de vez en cuando, pero ya está. El partido del otro día debería bastar para despedir a Eusebio media hora después del partido y para que no volviese a entrenar a un equipo de primera o de segunda hasta que no demostrase su valía en un equipo de alguna división bastante inferior a la que está ahora. Pero el fútbol no funciona así, por suerte o por desgracia los entrenadores tienen cierto margen, y más después de ganar de forma tan contundente al equipo revelación de esta temporada. 

Decisiones ilógicas

Sin embargo, el otro día Eusebio dejó claro que toma decisiones ilógicas. Decisiones que ni si quiera sus mayores fans deben ser capaces de entender. Imaginad sus detractores. 

Es inexplicable qué, tras un partido donde Zurutuza, Illarra, Prieto, Vela, Oyarzabal y Willian José habían funcionado tan de maravilla contra uno de los mejores equipos de la Liga y que más fútbol propone, saques un once con Markel Bergara (quedando demostrado que, con él en el campo, hay que sudar el doble para ganar, y no sólo esta temporada, aunque sí es cierto que su nivel es mucho peor esta temporada) y metas a un Juanmi desentonado para sentar a Xabi Prieto (aún entendible si quieres atacar más con Juanmi que con Prieto) y a Mikel Oyarzabal en el que posiblemente sea el partido más especial de la temporada para él. 

Es inexplicable que vayas a enfrentar al Eibar, un equipo que propone un fútbol más físico y que propone poco fútbol, a esperar el error del rival para salir a la contra. Y así nos fue, 1 tiro frente a los más de 10 del Eibar. 2-0, para casa y ridículo en Ipurua. 

Es inexplicable que un entrenador no ensaye las jugadas a balón parado y que su equipo sea, con diferencia, el equipo que menos peligro crea en estas jugadas de toda la liga. Y más inexplicable es cuando, teniendo un jugador con el que estabas haciendo daño en estas jugadas en pretemporada y dio un gran nivel en la misma, vas y mandas a la grada al mejor lanzador de faltas del equipo y no das a penas minutos al segundo mejor lanzador del equipo para poner a un jugador con el que hemos sacado la increíble cantidad de 0 puntos esta temporada (no es el toque de balón el único aspecto en el que Esteban y Rubén superan a Markel). Y más inexplicable es que un entrenador que se considere ‘serio’ sea capaz de permitir que se diga que un jugador va a ser tratado como un miembro más de la primera plantilla para luego no llevarlo a ninguna convocatoria, ni en semana de tres partidos (me vale tanto para Gaztañaga como para Granero). 

Pero lo más inexplicable de todo es que, después de una roja al lateral derecho en el minuto 23, coloque a un centrocampista en el lateral y no sea capaz de meter al otro lateral para, después de que no se notase la ausencia de dicho centrocampista en el centro de campo durante toda la primera parte, sustituir a uno de los jugadores que mejor nivel está dando esta temporada en vez de a dicho centrocampista para meter al lateral. 

Inexplicable también es que, tras recibir el primer gol seas capaz de quitar al único delantero centro que tienes en el campo para meter al jugador menos veloz de la plantilla. Al igual que, tras el segundo gol, seas capaz de quitar al jugador más ofensivo de la Real en vez de quitar a un jugador de corte defensivo y es que, aun que no pienses que vas a ganar, dejas una imagen de agresivo y ofensivo en los aficionados.

Eusebio, lo tuyo sí son ataques de entrenador, ataques continuos además. Los aficionados ya estamos temblando porque no sabemos dónde pueden llevarnos tus venidas arriba y tus invenciones de XI, convocatorias y cambios cada jornada. Algunas saldrá bien y, con los jugadores que tenemos, ganaremos los partidos, pero pinta muy feo. Si algo funciona, no lo toques, es mi consejo.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: