Algo pasa en la portería

Algo pasa en la portería

Desde que se fuera Claudio Bravo hace dos temporadas, la portería de la Real Sociedad se ha sentido huérfana, y no es porque Gerónimo Rulli no haya hecho olvidar al gran portero que se marchó rumbo Barcelona, sino porque no se siente tanta seguridad ahí atrás. No cabe duda de que Gero es un gran portero y que tiene un futuro prometedor por delante, de hecho, va convocado con Argentina a los juegos olímpicos.

Lo cierto es que, muchas veces se le ha achacado al meta argentino los errores cometidos, pero ha habido muchas ocasiones como la de el pasado partido disputado en Vigo, donde Yuri comete un error de marcaje y deja solo a un jugador frente a Rulli. Estos son fallos, no del portero, ni de la defensa, sino fallos de comunicación entre ellos. Claudio Bravo estaba continuamente hablado con la defensa, y ésta, sentía seguridad con el chileno detrás.

Destacar también, que la defensa y la portería en el fútbol está infravalorada, ya que el mínimo fallo puede costar caro y no se le da tanta importancia. Por lo general, los amantes de este deporte solemos ser más críticos cuando un defensa pierde un balón que cuando un delantero lo hace, y es así porque jugar en la línea defensiva exige mucho, pero por esto mismo se debe sentir seguridad en este ámbito.

La situación actual de la portería

La situación es la siguiente: el primer portero y el segundo portero no pertenecen a club. Ambos se encuentran cedidos; en el caso de Rulli por un fondo de inversión (el veneno del fútbol) perteneciente a Club Maldonado de Uruguay y a su padre, que es el representante, y en el caso de Oier Olazábal, cedido por el Granada. El puesto de tercer portero es para Ander Bardají, que nunca ha debutado con el primer equipo en competición oficial.

Es aquí donde debemos pararnos a pensar en el grave problema de la portería. Contamos con uno de los mejores porteros del futuro, pero está cedido por un fondo de inversión que quiere sacar lo máximo posible de su venta, con una gran posibilidad de venderlo por oro a un equipo grande. Contamos como segundo portero con Oier Olazábal, que es más que válido para jugar de suplente de Rulli y jugar Copa, también en calidad de cedido. Y como tercer portero, y de la casa, con Ander Bardají, que insistimos, no ha tenido una oportunidad y muchos no lo conocen ni lo han visto jugar. Estaríamos de cara a la temporada siguiente con el “novato” Ander Bardají al frente de la portería txuri-urdin, que no ha cogido experiencia en primera división, y con el que ni se contó para jugar contra el Granada, estando Rulli sancionado por tarjeta roja, y teniendo que pagar una cláusula del contrato de Oier para poder jugar contra el equipo al que pertenece. Por lo tanto, debemos pensar que el club parece no contar con Bardají, un portero que también tiene un futuro prometedor por delante a sus 20 años, pero al que no se le ha probado. Por no hablar, de que sus suplentes, tendrían que ser del Sanse o de otras categorías inferiores, y al no tener continuidad perderían su rendimiento, y dichos equipos de las categorías inferiores, sus porteros.

Bajo mi punto de vista, basándome en lo citado anteriormente, se debe poner toda la carne en el asador por Rulli. Pese a los fallos que comete con el balón en los pies, y pese a varios fallos bajo los palos, tiene un gran potencial, y muchas cualidades para ser el guardián de la portería txuri-urdin. Como segundo portero elegiría a Ander Bardají, y le daba la oportunidad de jugar la Copa del Rey, y algún que otro partido en liga. Con Oier Olazábal, no contaría, y no porque no valga, sino porque sería un impedimento para la cantera. En el único caso que contaría con él, sería si Rulli no acaba quedándose en la Real.

El verdadero problema

El verdadero problema, está delante de nosotros, y poco se ha hablado de él. El problema no es Rulli, ni su lesión el año pasado, es la marcha de Roberto Navajas, entrenador de porteros del primer equipo durante muchos años. Hasta que llegó David Moyes, él era el que ponía a tono a la portería de la Real, y se notó su marcha cuando vimos en Rulli un gran bajón de nivel.

Aún recuerdo cuándo llegó Claudo Bravo a Zubieta, con sobrepeso pero con muchas habilidades. Se llamó loca a la directiva por fichar a un portero chileno, que era totalmente desconocido aquí en la liga española, pero en sus ocho temporadas en el club, el chileno cuajó grandes actuaciones que dieron muchos partidos a la Real. Su juego de pies, y su habilidad bajo los palos fueron su seña, aspectos en los que se especializaba Roberto Navajas. Con Claudio y sus compañeros en la portería entrenó el juego de pies, y ejercicios cuyos vídeos vistos en la red mostraban una exigencia que ahora se echa de menos. Con ellos, se veía que un portero es el timón de la defensa, y es el que tiene que mandar y avisar a los compañeros de los peligros del ataque rival, y desde que se fueron el chileno y Navajas, en casos puntuales se ha notado, porque no existe esa seguridad.

Sin ir más lejos, el pasado martes, después de plantear este artículo y organizar los temas, nos enteramos que Roberto Navajas estaba apunto de fichar por la selección nacional de Chile como entrenador de porteros. Es noticia porque se va a entrenar a Claudio a la selección, porque si Bravo ha llegado a este nivel, ha sido en parte por la gran ayuda de su entrenador; Roberto Navajas. Un trabajador como el que más y una persona que lo ha dado todo y se le ha recompensado echándole de la Real Sociedad sin ningún motivo aparente ni justificación. Antes de la noticia, se dedicaba a entrenar en Toronto, E.E.U.U. y ha creado un proyecto de fútbol llamado Zero Gravity, que se dedica al asesoramiento de porteros y entrenadores de porteros.

Debemos plantearnos esta situación, porque desde que Roberto Navajas se fue de la Real por petición de David Moyes hasta el día de hoy, el entrenador de porteros es el mismo que entrenaba la portería de la categoría de Cadete. A nivel personal no dudo de la profesionalidad de este señor, ni de su preparación para ello, porque está haciendo lo que puede, pero  pasar de entrenar a unos chavales de cadete, a entrenar a porteros profesionales hay una enorme diferencia. Le felicito por su trabajo hasta día de hoy, y al igual que a él a los porteros del primer equipo, porque lo estarán dando todo, pero las cosas se podían haber hecho mejor desde las oficinas.

Desde Anoetapuerta21 felicitamos a Roberto Navajas por su más que posible fichaje por la Selección Nacional de Chile, y le deseamos toda la suerte del mundo en esta etapa como profesional que es. Pero en cuánto a la portería de la Real, la cosa tiene que cambiar mucho, y ya no es por asegurar porteros, sino por los métodos de preparación, porque de lo contrario, nos veríamos en un problema más, una portería con una gran incógnita. Todo debería de empezar por poner todo lo posible por Rulli y asegurar este puesto, porque en el fútbol, la defensa y el no encajar goles tienen una gran importancia. Si tienes un buen ataque pero una mala defensa, tendrás que marcar muchos goles para ganar. Pero por el contrario, con una buena defensa, basta con tener un ataque que marque uno o dos goles por partido.

Como se ha dicho siempre; los ataques ganan partidos, y las defensas campeonatos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: