El partido del Día de Reyes

Lo suyo sería comenzar con un “Queridos Reyes Magos, este año me he portado bien por eso os pido…”pero la realidad es que no tengo el convencimiento suficiente de que los primeros puedan obrar el milagro de ganar en uno de los mejores estadios del mundo, ni lo segundo es verdad. 

No es la primera vez que nos toca visitar el feudo madridista en enero (ni va a ser la última), de hecho desde la temporada del ascenso, nos hemos enfrentado a ellos en el primer mes en tres ocasiones (y una vez el 30 de diciembre), todas las veces con el mismo resultado. Curiosamente el resultado más positivo (si es que lo podemos llamar positivo) lo cosechamos el Día de Reyes de 2013, en aquel partido loco en el que rozamos los puntos con un hat trick de Xabi Prieto (que por unos días fue el máximo goleador de aquel año) y contra un Madrid que jugó con 10 casi todo el partido saldándose el encuentro con un 4-3 que no dejó indiferente a nadie.

Rubén Pardo y Xabi Prieto celebran uno de los tres tantos que metió el donostiarra.

Curiosos resultan también los paralelismos entre aquel equipo y éste, pues en la última temporada de Mourinho el club merengue se fue de vacío y con una imagen muy pobre para lo que es el equipo de la capital. Y aunque es verdad que el Real Madrid de hoy no tiene los problemas de feelingque tenía el de entonces con el vestuario, con el entrenador e incluso con la afición, la carroñera prensa de la capital ya se está ocupando de hurgar en las heridas de una escuadra que poco a poco está intentando remontar con Solari el batacazo que se dio al principio de temporada con Julen Lopetegui.

Pero volviendo al ahora, el Real Madrid vuelve a casa con un punto bajo el brazo pese a haber hecho un partido más que digno en Villarreal, y con la premisa de no tener que jugar la Champions en enero lo que resulta en una oportunidad para que el equipo titular juegue en Liga y así recuperar el tiempo perdido en otoño. Y enfrente nosotros: la Real Sociedad. Equipo que desde un tiempo a esta parte comparece más de lo que compite en el Santiago Bernabéu, que además llega en un momento anímico, de forma y de resultados pésimo y con las bajas habituales que ya son el orden del día en el seno txuri urdin.

La Real lleva 14 años sin ganar en el Bernabéu.

Por nuestra parte, y siendo sinceros, la única razón que invita a la esperanza es que Imanol Alguacil haya tenido la capacidad y el tiempo suficiente para armar el equipo con su idea táctica y que los jugadores tengan el punch que tuvieron en la primavera del pasado año como para hacer posible lo imposible. Imposible que es más necesario que nunca porque la Liga está loca y el descenso aprieta, y si queremos engancharnos al tren del “vamos a terminar la temporada sin problemas”sería importante, si no necesario, puntuar en Chamartín. Sin embargo, como he adelantado antes, el Real Madrid vuelve a su feudo con un empate bajo el brazo y rara vez se dejan los puntos durante dos jornadas seguidas.

Como se ha dicho muchas veces, para ganar en un escenario así necesitas: hacer el mejor partido de la temporada, tener suerte y que el árbitro no te joda el trabajo realizado. Y muchas veces ni aún así. Resulta llamativo que la mejor cara del Real Madrid se esté viendo en la Champions, competición en la que aún no ha entrado el VAR, pero este es un debate en el que no voy a entrar. La cuestión es que ya han pasado catorce años (y vamos a por el decimoquinto) desde que el equipo entonces dirigido por  Denoueix se impuso por 1-4 al Real Madrid de Del Bosque (Madrid que también estaba en horas bajas) en la última jornada de la temporada de 2003/2004, el día en el que Xabi Prieto salió al escaparate que no dejó hasta mayo del pasado año.

En 2004 la Real le asestó cuatro goles al cuadro merengue.

Finalmente, los amantes de las estadísticas deben de estar llorando antes del comienzo pues los precedentes animan al desarraigo: 71 partidos que se desglosan en 52 derrotas, 16 empates y solamente 3 victorias que se juntan con la sensación de que las épocas en las que el Real Madrid tenía que ganar a la Real Sociedad en los partidos que en las gradas se oían los “Del Bosque cabezón”, “así, así, así gana el Madrid”o los continuos piques entre la afición realista y Juanito quedaron atrás. Pero como diría el gran Andrés Montes “esto es fútbol con fatatas” y por muchos partidos que hayan ganado los merengues, la próxima vez que empiecen a contar los 90 minutos el resultado parte de cero.

Porque en el fútbol todo es posible. ¿Si no qué estamos haciendo aquí?

Aupa Erreala.

Ander Oiarbide Ruiz de Azua

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: