TRAMPANTOJO | Una ilusión muy Real

El futuro no es una página en blanco es una fe de erratas.
Mario Benedetti (1920-2009. Escritor y poeta uruguayo)

Hace unas semanas, en casa de los aitas, encontramos una caja llena de fotos viejas. Algunas en blanco y negro. Otras, con el color ajado por el paso de los años. Había fotos de cuando los viejos eran jóvenes. De cuando los jóvenes éramos niños. De animales que nos regalaron su vida. De sueños y proyectos que hoy son una página llena de tachones. Fotos de una adolescente monísima que nunca se vio delgada. ¡Qué diferente hubiera sido todo si se hubiera querido un poquito más!

De una niña muy poco fotogénica pero muy payasa que años después hizo que todos en la mesa acabáramos con el maquillaje deshecho en lágrimas. Eso que nos dicen que no hay nada mejor que reírse de uno mismo os resultaría mucho más fácil si fuerais yo.

Por más que miraba aquellas fotos, no conseguía reconocer mi realidad de entonces. La imagen que hoy es una niña alegre y dicharachera, escondía una personalidad llena de miedos, inseguridades y muchos complejos. Nadie lo diría hoy ni viéndome en persona ni con esas fotos en la mano.

Quizás sólo haya que esperar a que las fotos sean añejas para poder ver la realidad. Cuando marcas distancia y te desvinculas del sentimiento es cuando ves las cosas con objetividad. Será por eso que dicen que todo se ve más fácil desde fuera… puede ser.

Acción – Reacción

El caso es que el viernes creí morir de sopor al ver el partido que la Real estaba haciendo en el Ciutat de Valencia contra el Levante. Una noche más de fútbol sin fútbol. Un mal planteamiento inicial de Garitano del que supo reaccionar. Con un par de medidas correctivas y de una excelente lectura del encuentro, el planteamiento de la segunda parte fe un revulsivo para un equipo que parecía vagar en un limbo sinfin.

Illarra quedó al mando, Zuru ganó movilidad y Juanmi, Theo, Oyarzabal o Januzaj empezaron a ser un torrente insólito de ocasiones y goles. Tres desde el 73 al 93 para dar la vuelta de forma inverosímil al marcador. Nadie lo hubiera creído y todos hubiéramos apostado a que el resultado final era más bien una ilusión óptica. Pero fue real.

Una reacción más propia de un local que de un visitante. Ya no sólo por los goles, sino por el fútbol que el equipo fue capaz de hacer. No sé si el trampantojo fue lo del primer tiempo o lo del segundo. Pero la calidad de este equipo no nos cabe en la boca cada vez que cantamos la alineación.

No estamos tan mal

Como dice la frase que encabeza este texto, el futuro no es una página en blanco, sino una fe de erratas. Equivocarse forma parte del aprendizaje y saber reaccionar te da tablas para poder levantarte. La peor Real en Anoeta de los últimos años se topa de bruces con el mejor visitante de la liga y de las ligas europeas con 13 puntos logrados de los 16 que atesora hay.

Si la niña de las fotos se hubiera valorado más, quizás sus miedos no hubieran limitado su futuro. Sólo nosotros marcamos nuestros límites. No sé qué nos pasa en Anoeta. Pero no tenemos más que recordar los últimos veinticinco minutos que el viernes nos hicieron gozar para darnos cuenta de que en realidad no somos tan malos. Nosotros tenemos la llave.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: