TEMPORADA I D.C | Sin descaro

Fuente: La Liga

No te alcanza con improvisar. El descaro, baby, es parte de la diversión

Gustavo Adrián Cerati (Buenos Aires, 1959 – 2014) músico, cantautor, compositor y productor discográfico argentino

Se terminó la temporada I D.C* con más pena que gloria. Aunque he de reconocer que los pocos momentos de gloria que hemos vivido han sido más que gloriosos, si me permitís la redundancia. La recta final con tres victorias consecutivas nos ha dejado el sabor agridulce de haber llegado a la última jornada con opciones de ser séptimos, aunque al final no se consiguiera. Y eso es mucho, dado lo negro que lo veíamos todo hace un mes.

En resumen…

Esta ha sido la primera temporada sin pistas. Una temporada en la que hemos vivido un cambio de entrenador y de ciclo. De la mano de Imanol, Zubieta ha entrado como un vendabal bajando considerablemente la edad media de la plantilla y haciendo patente la buena salud de nuestra cantera. Una salud que desgraciadamente no ha acompañado a una plantilla muy castigada por las lesiones durante toda la temporada.

Progresamos adecuadamente en nuestro propósito de aprender a ser grada. ¡Qué bien lo pasamos en el partido contra el Madrid! Con la grada Aitor Zabaleta provocando con sus canciones la respuesta entusiasmada del resto del estadio. Incluso la canción de gol que empieza de espaldas al césped es seguida tímidamente por los de Tribuna. ¡Y eso si que es mucho!

Han vuelto la desazón y la desilusión. Porque en la Real la felicidad nunca es completa. Bueno. Somos más de vivir pequeños momentos de gran felicidad, para qué nos vamos a engañar. Comenzamos fatal en casa y sumando fuera de ella como nunca. Ganamos los dos derbis. Y al Madrid allí y aquí.

Por no ir descaradamente….

Pero nos ha faltado ir a por Europa descaradamente. A ver. Nos ha faltado descaro casi siempre. Y sin descaro, no hay diversión. En momentos puntuales, cuando nos hemos quitado el disfraz de cobardes, hemos hecho un fútbol hasta bonito. Luego era como cuando te das cuenta de que te miran mientras bailas. Que te da vergüenza y lo dejas.

No hemos conseguido romper el cascarón para que saliera el fútbol que llevamos dentro. Sandro al final no ha marcado ni uno. En cambio, Oyarzabal se ha convertido en el Mesías del Dios Xabi Prieto, digno heredero de los valores más arraigados de nuestro club. ¡La cantidad de fotos que tenemos con sus celebraciones con el escudo en la mano! Rulli se reseteó en el Bernabéu y ya no ha habido quien lo quite de titular.

Reinas de Copas

Y así ha pasado una temporada más. Un año que pasará a la historia por la consecución de la Copa de la Reina de nuestro equipo femenino. Un equipo que nos ha enseñado que no hay imposibles. Que cuando se echa mano de casta y coraje, no hay rival tan grande que sea imbatible. Nos han enseñado a mirar con descaro y a los ojos a la adversidad y bajar la mirada sólo para alzar la Copa tan alto que hasta pueda rozar las cerchas. Con la osadía del que se sabe campeón.

Esa es la Real que queremos. La que compite con descaro para reivindicar su escudo.

*Temporada uno después de la Cercha

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: