SPRINT FINAL | ¡A la carrera!

Fuente: mundodeportivo.com

“Imposible” es sólo una palabra que usan los hombres débiles para vivir fácilmente en el mundo que se les dio, sin atreverse a explorar para cambiarlo. “Imposible” no es una declaración, es un reto.
MUHAMMAD ALI

Aunque no salió el primero, tomó ventaja con una rapidez insólita. No era el que más corría de su clase. Pero aquella mañana se sentía superior. No cabía ninguna duda. Era por sus zapatillas nuevas. Él sabía que al convencer a la ama de que se las comprara estaba certificando el triunfo absoluto sobre todos los de quinto. Bueno. Había tres inalcanzables. Pero esos no contaban.

Mantuvo la esperanza de ser cuarto pero perdió gas. Quedaban pocos metros para el final y mantenía una quinta posición en la que se sentía cómodo. Quizás demasiado. ¡Por primera vez en mucho tiempo podría estar en ese Top 5 que sin duda le daría un caché en el recreo! Sin salir de sus ensoñaciones, empezó a percatarse de que sus perseguidores enfilaban meta con una convicción que le obligó a centrarse en la competición.

La carrera pasaba por el patio de los mayores y no contó con la cantidad de piedras que había en el terreno. Sus zapatillas nuevas no estaban acostumbradas al barro. Ni a las piedras. Y encima, le rozaban. Se tambaleó sin llegar a caer y sintió que alguien desde fuera entorpecía su paso. Pero se mantuvo firme. Contuvo la respiración y se dijo a sí mismo que por sus cojones iba a quedar quinto. Por él. Por sus zapatillas. Y por la madre que lo parió.

Como los camellos de las ferias…

La Real ve meta cada vez desde más cerca. Estos últimos partidos se están convirtiendo en una lucha cuerpo a cuerpo por Europa. La designación de González González, una vez más, para un partido tan vital como el del Pizjuán huele rancio. La eterna piedra en el camino de las aspiraciones de la Real. La Real terminó con más tarjetas que Carmen Lomana y Zurutuza fue expulsado por primera vez en 236 partidos.

Con diez hombres sobre el campo y tras soportar las embestidas de la primera parte, la Real salió tocada pero no hundida del Sánchez Pizjuán. Arrancó un punto en un estadio donde sólo ganó el Barcelona. Y sigue en la lucha por la quinta o sexta a falta de dos finales.

Esta temporada el juego de la Real ha brillado con tanta fuerza que ha podido cegar a algunos. Y eso duele. Como en el juego de los camellos de las ferias, la Real debe esquivar los azotes externos, correr más que los de arriba e intentar hacerlo mejor que los perseguidores.

Cuesta no caer cuando eres el blanco fácil y estás en el punto de mira de los que hacen las reglas, ponen los horarios o designan a los árbitros. En este sprint final nuestras zapatillas nuevas ya empiezan a tener solera. La zona del pie donde nos rozaba al principio ya tiene callo. Esta carrera exige no sólo de forma física, sino de cabeza fría.

Dos jornadas. Sólo dos. Mientras suena la música de la feria y los de fuera encañonan su arma, mirada firme hacia la meta para no caer. Porque todo lo bueno de esta temporada al final tiene premio. ¡Un perrito piloto, por lo menos!

¡A la carrera!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: