RENACER | La Sonrisa de Illarramendi

Illarramendi firma ante el Deportivo el primer doblete de su carrera deportiva.

El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.
Ernest Hemingway

Una vez me dijeron que cuando empiezas a hacer las cosas que realmente quieres hacer, el destino confabula para que todo salga bien. No sé si es esto tiene que ver con la filosofía que Rhonda Byrne nos contaba en su libro ‘El Secreto’ acerca de la escuela de pensamiento de William Walker Atkinson. Lo cierto es que cuando dejas que todo fluya, la cosa funciona.

En el fútbol, como en la vida, sólo cuando estás en calma por dentro eres capaz de hacer cosas grandes ahí fuera. Y esto es algo que se ve en ese tipo de personas a las que parece que siempre les sale todo bien. Son personas ganadoras. Entusiastas. Líderes. Mi abuela  decía que habían nacido con una flor en el culo. A mi siempre me pareció tan imposible como lo de venir con un pan bajo el brazo… más que nada porque si así fuera, la cigüeña se lo hubiera comido antes de tocar tierra. Supongo.

El caso es que desde la temporada pasada veo algo nuevo en La Real que no percibía desde el subcampeonato: Diversión.

La Alegría de la Liga

En aquel entonces, me emocioné con un vídeo que los compañeros de ‘El Día Después’ titularon “La Real es la alegría de la liga”. Iba sobre un partido cualquiera de aquella temporada en el que La Real ganó con desparpajo y soltura. Darko celebraba un gol abranzándose a Nihat como si estuvieran echando un partidillo entre colegas.

Eso es lo que enriquece a nuestro vestuario. Se siente la amistad. Quizás sea porque hoy en día las redes sociales nos permiten adentrarnos un poquito en sus vidas. Pero a mi me encanta ver que comparten algo más que vestuario. Si vosotros habéis formado parte de algún equipo, sabréis que lo que se siente por tus compañeros no se llega a sentir del todo por cualquier otra persona. Por muy amigo o novio que sea.

El vestuario une. Y la calidad y calidez de las relaciones que se establecen ahí dentro se extrapolan al verde. Y lo he visto hoy en la sonrisa de Illarramendi. Un doblete casi milagroso. Mágico. Lleno de simbolismo que sus compañeros no han tardado en elogiar no sin algo de picardía en las redes sociales.

Renacer

La Real ha vuelto a renacer. Esta Real con duende. La que hace que nos sintamos parte importante de un proyecto que va en serio. Una vez sobrevividos al verano turbulento, La Real conserva el estilo y el Don de convencer que logró la temporada pasada. Conserva un bloque sólido y mejorado con los chavales del filial. ¡Y esos sí que van en serio!

Nos espera una semana intensa. El debut en la Europa League el jueves y la visita del Real Madrid el domingo. Pero afrontarla desde el punto de vista del colíder hace que los días se nos hagan eternos y que las ganas de volver a ver la sonrisa de Illarramendi nos pongan a tono desde que el árbitro pitara el final en Riazor.

Quizás sea temprano para la euforia. Pero saber que esta Real ha igualado el mejor arranque liguero de su Historia es como para sacar pecho. ¡Que dure!

@cris_nudst

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: