PASIÓN | Sólo los tontos se enamoran

El amor es una amistad con momentos eróticos.
Antonio Gala (1930-?) Dramaturgo, poeta y novelista español

Es esa fase de la vida en la que empiezas a decir palabras que jamás pensaste pronunciar. Hablar en diminutivo en un lenguaje dulce y meloso. Cegados para lo demás. El horizonte termina en sus mejillas. La inmensidad se reduce a su pecho. El infinito son sus ojos. Para viento, su pestañeo. Nada más importa. La eternidad ahora dura un instante y querer gozarlo si perder tiempo se convierte en tu obsesión.

¡Qué fácil es enamorarse y qué duro recomponerse de un desamor! Hemos caído tantas veces que tenemos las rodillas llenas de cicatrices. Pero jamás renunciamos a lo que nos mueve. Una temporada tras otra, volvemos a caer en su embrujo y, esta vez, ha elegido el marco incomparable más perfecto que jamás pudimos soñar.

Amar sin barreras

Ya no hay barreras. Ni fosos. Ni pistas. Para sentirnos de cerca. ¡A ver quién puede resistirse! Aquella primera vez fue casi tántrica. Hipnotizados por tu grandeza. Un escenario sublime que elevó al infinito nuestras ganas de tenerte.

Aquel quince de septiembre sobrepasó el erotismo de las pelis del destape. La primera vez que se empezaba a ver carne después de la censura. Ya no seremos esas parejas de enamorados que cruzaban a Francia para ir a los autocines a ver algo más que miradas eternas y besos robados.

¡A Huesca!

Ni un día lejos y por ello te acompañamos a Huesca a un estadio minúsculo pero lleno encanto. Un golazo de Merino provocó la lujuria. Dos rojas tontas a Juanmi y Theo dejaron al equipo con nueve pero aún así sumó los tres puntos. En el bar (con B de Birra) todo se magnifica y la adrenalina hacía que nos moviéramos en un punto incierto entre la Champions y la segunda división. Contigo no hay escala de grises. La pasión no entiende de medias tintas.

El martes, el Rayo

Y así nos despedimos hasta el martes. Porque ahora los martes también pueden ser bonitos. ¡Ni un martes sin ti! Ha llegado la era del “acerchamiento” global. Entrar a matar o a morirnos de ganas de hacerlo de mil formas diferentes. Los goles ahora suenan a fútbol. Los abrazos de gol se convierten en pasión desmedida. Ya nada será como antes porque ahora jugamos todos.

Y todos debemos volver a llenar esa grada que nos han fabricado en tiempo récord aunque sea un martes a las 21,00h y el rival no venga de las más altas esferas. Es ese Rayo de fútbol que siempre enciende algo en nosotros. El equipo del barrio que nos demuestra que el amor es una amistad con momentos eróticos. Porque así vivimos Vallecas. Y recibirlo ahora en nuestro estadio sin pistas es la mejor manera de darle la bienvenida a la primera división

Ongi Etorri, Amigos!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: