LEALTAD | “Nuestro orgullo, tu vergüenza”

La lealtad no depende de las circunstancias porque es la permanencia de los principios.
Francisco Garzón Céspedes. Escritor, Periodista y Dramaturgo Cubano 1947

La lealtad no se compra con dinero. Es una cuestión visceral. Romántica. Un sentimiento de pertenencia. Un compromiso fiel. Ser profeta en tu tierra, despertar el estallido de tu gente. Devolver con respeto el cariño que te dan. O que te dieron. La Lealtad es el principio de fidelidad a los propios compromisos morales establecidos hacia algo o hacia alguien.

El Santo Grial

Lo que convierte a hombres como Xabi Prieto en Leyenda es la lealtad al escudo que siempre quiso defender. Héroe. Mito. Gran Maestre. El sentimiento txuriurdin es nuestro Santo Grial. La esencia que representa unos valores sagrados e inquebrantables. Y la afición es esa corte templaria que lo defiende a capa y espada de todo aquel que pretenda pisarlo, humillarlo o mancillarlo.

El Derbi ha sido el escenario en el que se libró la última cruzada por la defensa de nuestro Escudo. Volvía el último hereje comprado por dinero rojo. Quizás no haya sido el “qué” sino el “cómo”. Y, sobre todo el “dónde”. Pero más daño nos ha hecho el “por qué”. No era necesaria esa oleada de declaraciones previas al Derbi en las que vapuleaba una y otra vez a la mano que le dio de comer. A la afición que le amó. Porque le amamos, no nos vamos a engañar… aunque él si lo hiciera durante todo ese tiempo.

“No era feliz aquí” I.M abril 2018

Cada balón tocado fue un balón pitado y abucheado. Era importante ganar. Una cuestión de honor. Y una lección para los que vienen. Saber qué pasa cuando te vas y cómo puedes terminar cuando te quedas para siempre. El Sentimiento se tiene o no se tiene. Y en esa materia se debe trabajar en Zubieta desde el principio.

¡Qué importante fue ganar como ganamos!

Nuestro fútbol fue su impotencia; Nuestro orgullo.; su vergüenza; Nuestros goles… de San José; nuestros pitos. Su desesperación; Nuestros puntos, su distancia; suestra insistencia, su rebelión

Cuestión de honor

Salimos levitando de Anoeta porque no sólo ganó el fútbol. Con la Real no se juega. Y a la afición de la Real no se le falta al respeto. Esta batalla no sólo la ha ganado el fútbol. Han ganado los valores. Y la grada dictó sentencia. No olvida. Ni Perdona. Lo único que no comparto fueron esos cánticos de “muérete” que se escucharon en un momento dado. No. Eso no.

Hoy me pregunto si le ha merecido la pena. Pero supongo que para él será un daño colateral porque a fin de mes tendrá lo que buscaba al irse. La Historia coloca a cada uno en el lugar que merece. Con esta victoria, hemos revalorizado nuestro Santo Grial dando un golpe en la mesa para situar nuestro escudo por encima de todo. Es una cuestión de honor. De lealtad REAL.

Al llegar a casa, repasé las imágenes del partido y me podría quedarme con muchas. Pero como en esas películas que terminan con un continuará, me acordé de Xabi Prieto en la grada al posar mi mirada en una imagen de Mikel Oyarzabal agarrándose el escudo. ¿Será nuestro nuevo Gran Maestre?

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Mitxelko dice:

    Ojala lo de Oyarzabal no sea posturea y sea el próximo Xabi Prieto.
    Sería un orgullo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: