FENÓMENO FAN | Errealaaaaa aleeee, erreala aleeee, erreala aleeee

Fuente: europapress.es

Navega, velero mío, sin temor, que ni enemigo navío ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu valor. José de Espronceda 

La ilusión es esa marea que cuando sube te cubre de adrenalina y que cuando baja te deja con los pies clavados al suelo. Firmemente. Amarrada bien fuerte a la arena por los tobillos. Idas y venidas de emociones que como las olas unos días son tranquilas y otras apasionadamente salvajes. Brutales. Inmensas. Como el sexo. Como la vida…

Como el fútbol.

Cubiertos por una marejada de sensaciones platónicas, navegamos hacia un horizonte que no desaparece con cada brazada. Se mantiene inmóvil. Atento y expectante. Cada partido es una oportunidad para avanzar contra corriente. Dejando que las olas choquen con nuestra frente y que el viento salado nos mantenga alerta para lo que pueda venir.

La Real de Eusebio, se ha despojado de sus vestiduras para presentar su candidatura a Europa sin nada que ocultar. Desnudos y con el escudo tatuado en la piel. Sin perder de vista lo que dejamos atrás, que es lo que nos mueve a tirar hacia adelante. Esta época de bonanza no deja que la de cal domine a la de arena (o viceversa… ya que nunca sé qué lo bueno ni qué lo malo)

Fenómeno Fan 

Aún recuerdo el fenómeno fan que se produjo el año del ascenso cuando la marea azul lo cubría todo de energía para subir. “AURTEN BAI!” rezaban las banderolas que adornaban los balcones. El otro día descubrí una superviviente rancia y negra, medio roída por la climatología que llevaría colgada desde entonces. Desde el día que juntamos nuestro aliento para alcanzar tierra después de aquel naufragio. Aquella tarde en la que un objetivo menos glamuroso nos devolvía a primera.

Hoy nuestro mar es más amable. Los azules son más vibrantes y los temporales soplan con menos virulencia. Llevamos ya 44. Y sumamos tres incluso cuando no lo merecemos. En las Islas fuimos piratas que encontraron su tesoro.

Un nuevo sentimiento está despertando incluso dentro de los más incrédulos. Los números y trayectoria del equipo ayudan a que un nuevo fenómeno fan inunde las calles de un nuevo Tsunami de energía txuriurdin. ¡No me digáis que no se os ponen los pelos de punta cuando Anoeta sentencia con su ‘Erreala ale, erreala ale, erreala ale! Una de esas canciones con la que entras en un bucle de subidón del que no sabes cómo salir.

Y lo mejor es que no queremos salir. Queremos que este fenómeno fan vuelva a dirigir el timón hacia la cuarta plaza. Que si. Que es la mejor. Aunque algunos se empeñen en sentenciar que es mejor bajarnos una parada antes.

Tenemos los pies amarrados en la arena. Porque lo que estamos viviendo es REAL. Porque lo que la Real está haciendo es de verdad. Porque las aspiraciones se mantienen vivas partido a partido. Jornada a jornada. Brazada a brazada.

¡Vamos con todo! Vamos a por todas. ¡Cantemos, hermanos!

ERREALA ALÉ!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: