¡DISFRUTEN, COÑO!

Fuente: realsociedad.com

El retorno del Rey: ‘Hero’ Rulli

Algo ha hecho que me retuerza en mi sofá para saltar y alzar mi voz sin flores. Sin metáforas. Amanezco con la noticia más deseada desde que Iñigo dijo ‘Sí’ y decidió dejar de lado todo lo demás para quedarse con nosotros.

Amanezco con el fichaje de Rulli hasta 2022. Juventud. Frescura. Alma bajo palos. Desde que Claudio se fue hemos buscado el nuevo dueño invencible, la seguridad de la defensa. Hasta que este jovenzuelo con cara de niño nos enamoró y convenció. Sin embargo, no he parado de leer comentarios enrarecidos, críticos y desafortunados cuando todos desde este lado de la grada deberíamos estar brindando de euforia. Todos a una. Porque en realidad a todos nos ilusiona su fichaje aunque muchos se sienta más a gusto interpretando amargura.

Nadie dijo que fuera fácil. Y  menos cuando hay un fondo de inversión por el medio. Son negocios complejos donde aparentemente todos ganan.

Son negocios. No es alma.
Es dinero. No es corazón.
Son intereses. No es voluntad.

¿O sí…?

La voluntad del futbolista

Rulli manifestó desde el minuto cero querer quedarse en Donostia. Por la ciudad, los compañeros, la gente…  SU gente. Y el negocio lo trajo de vuelta a casa, a SU casa.

Negocio. Si. Ya es hora de que dejemos de ver algo peyorativo en la palabra “negocio” porque el fútbol lo es. Nuestros contratos laborales lo son. Y los créditos hipotecarios… Es negocio hasta el pan que comemos. Aunque no nos guste así es el fútbol moderno.

Tenemos dos opciones: seguir negando la evidencia y hacernos mala sangre cada vez que un futbolista va o viene previo pago de más o menos millones o asumir que el fútbol que nos gustaba ya no existe. El alma sólo en el patio del recreo. En el fútbol de la playa. Y en la grada. Y en la voluntad del futbolista. Que nadie piensa en ella.

Nosotros somos grada, Somos corazón.
Pero ellos además de profesionales que trabajan por dinero también son voluntad.

Y quizás no entendamos qué hay detrás de las operaciones macro económicas, de productos financieros complejos, de cláusulas, preferentes y demás cosas opacas. No es mi función esclarecer lo opaco. Aunque quizás lo único opaco sea nuestra falta de comprensión de los detalles contractuales.

Yo no necesito datos, lo que no quita que me interesen los términos y condiciones del contrato mi portero. Pero si os soy sincera, no necesito detalles de una operación que se escapa de mi alcance.

Sólo necesito ver once contra once. Sentir fútbol. Verle de corto porque era lo que queríamos. Porque Rulli, GURE ‘HERO’ RULLI es REAL. Lo tenemos con nosotros.

¡Pues disfruten, coño!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: