DERROTADOS | Eskerrik asko, Asier; Ongi etorri, Imanol

Un guerrero acepta la derrota como una derrota, sin intentar transformarla en victoria.
El manual del guerrero de la luz” (1997), Paulo Coelho

No pude hacer más de lo que hice para lograr el objetivo. Si volviera a comenzar aquella etapa, lo haría todo de la misma forma que lo hice. Y el resultado volvería a ser el mismo. Por ello, no intento transformar en victoria lo que en realidad fue una contundente derrota a mis aspiraciones laborales. Me fui satisfecha del trabajo realizado pero aquella sensación no convertía en éxito aquel fin.

No conseguí hacer equipo. Contaba con las piezas necesarias para hacerlo, pero la cosa no funcionó. Quizás no supe empatizar con ellos o ellos no supieron entender mis métodos. Y perdimos todos. Yo soñaba con ese trabajo. Ellos anhelaban lo que yo podía darles.

Cuando se cesa a un entrenador no gana nadie. Ni siquiera los que piden su cabeza. Ellos tampoco ganan porque pierde La Real

La afición sentencia. El futbolista manda.

Mucho se ha hablado después del cese de Garitano del supuesto descontento de la plantilla con su metodología. Después del partido contra el Alavés muchos salimos de Anoeta mosqueados con los jugadores. Por su actitud, sus juego y el resultado. Pero yo no creo en camas. No puedo creer que los futbolistas salgan al campo a no rendir, a perder, para echar al entrenador… lo siento pero no os compro ese argumento. Todo futbolista quiere GANAR por encima de todo.

Pero hay veces que el futbolista no cree en el entrenador. Y ahí es donde empieza el problema. Un futbolista puede dejarse el alma en el campo pero si no cree en lo que hace el rendimiento jamás será el más alto. Lo más importante por encima de tácticas y sistemas es que el entrenador sea líder. Conseguir que si se tira por un barranco los veinticinco vayan detrás. Tiene que intentar que un jugador haga cosas que no quiere porque le has convencido que es lo mejor, no por obligación. Hacer por obligación es hacerlo sin fe. Y sin fe no hay victoria

La derrota de Garitano

Los jugadores como profesionales que son tienen la obligación de adaptarse a los métodos del entrenador al igual que el entrenador tiene que ser inteligente y adaptarse a la plantilla que tiene. En este caso y después de analizar el juego del equipo desde principio de temporada, es posible que los jugadores lo han intentando y el entrenador no.

Esta plantilla tiene calidad y argumentos para proponer más de lo que ha propuesto. La misión de un entrenador es sacar el máximo rendimiento a sus futbolistas y por unas cosas u otras Garitano no lo ha conseguido.

Vuelve Imanol y después de su etapa anterior es posible que en su fichaje encontremos el liderazgo que le faltó a Asier. Sus éxitos serán los nuestros. Porque si el entrenador gana, ganamos todos. 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Isabel Zalacain dice:

    Con todo mi respeto, pero si no os parece que los jugadores no han hecho la cama al entrenador (que no tiene porque haber pasado) asegurar que Garitano no ha intentado adaptarse a la plantilla tampoco me parece un argumento. A pesar de que lo hayáis analizado desde el principio de temporada, puede ser que no se haya entendido la forma de actuar de Garitano y decir que no ha intentado adaptarse. Yo creo que ha sido y es responsabilidad de todos, tanto de jugadores como de cuerpo técnico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: