Cita a Ciegas

Una cita a ciegas puede convertirse en un cerdo con sombrero y en un bolso de mujer. Groucho Marx

Es no saber quién te espera. Poner cara a una fantasía. Ilusión y miedo. Incertidumbre y deseo. Esperanza. Un anhelo  de ver en él lo que siempre soñaste. Dejar atrás viejos fantasmas de días malos y noches de espaldas enfrentadas.

Quedamos el viernes en una cita a ciegas. He imaginado mil veces  el encuentro. Unos ojos de mar. Conversación fluida con carcajadas de dolor de tripa. Follar a la luz de las velas. Amar como si lo fueran a prohibir. Un adiós sin complicaciones. Sin desayunos ni mañanas.

A ciegas

El partido del viernes en Anoeta me produce la misma sensación de desconcierto. No saber qué Real voy a ver, si la del blanco o la del negro.  Si llevará el gol por bandera o la desazón por costumbre.

Una jornada más enfrentándonos a lo desconocido. A alineaciones nuevas, cambios de sistema y posición. La Real de Eusebio es diferente en cada partido, quizás por adaptarse al rival, por circunstancias de la enfermería o por la carencia de un once tipo.

Los mismos nervios de la primera cita. ¿Me gustará? ¿Le gustaré? Vernos como si no nos conociéramos. Obligados a reconocernos cada vez que nos encontramos. Dos auténticos extraños que se conocen desde hace ciento siete años y veinticinco días.

Hablarnos buscando tema de conversación para llenar minutos de silencio. Reinventar nuestro mundo para que todo sea azul y blanco.

Cuando leas esto ya será domingo y estaré sin ti. Habrán pasado dos días desde que nos viéramos. No sé si estaré esperando tu llamada o si tendré tal decepción que me lleve a no querer volver a verte nunca más. Puedo ponerme en mil situaciones. Imaginar mil goles a favor y dramas que nos los cuelen en contra.

Estoy nerviosa, no te voy a mentir. Tengo el modelito elegido. La camiseta de rayas con el escudo que nos une. La de siempre.

Tú que asomas la vista cada domingo a Mi Rinconcito, ¿Quieres saber cómo salió todo? Quedamos el martes. Tendremos tú y yo nuestra cita a ciegas en Ni Un Domingo Sin Ti.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: