BACK STAGE | La sonrisa de Mitxelo

Foto: Nagore Iraola para mundodeportivo.com

Así debéis hacer vosotros: manteneos locos, pero comportaos como personas normales. Corred el riesgo de ser diferentes, pero aprended a hacerlo sin llamar la atención.
Paulo Coelho

Dicen que cuando haces de tu pasión tu profesión alcanzas el cenit de la felicidad. Y al ver la sonrisa de Mitxelo no me cabe ninguna duda de que es así. Yo tengo una forma bastante particular de entender el mundo de la empresa. Quizás no sea este el medio ni el momento para reflexionar sobre ello. Si me lo permitís, voy a transportaros a un patio de butacas. Tomad asiento porque va a abrirse el telón. Tenemos doce bailarinas con sus túnicas brillantes. El espectáculo no dura más de cuatro minutos. Es lo que nosotros como espectadores nos llevaremos de este momento. Sólo cuatro minutos. La punta de un iceberg. La conclusión de meses de trabajo. Sólo cuatro minutos en los que nos permitiremos juzgar quizás no de manera demasiado amable meses de trabajo.

El trabajo entre bambalinas

No quiero hablaros de la labor del grupo ni demás elementos de escena. Quiero que me acompañéis al back stage. Maquilladores, coreógrafos, estilistas, peluqueros, realizadores, productores, responsables de escena, iluminación, música, guionistas. Los que sudan barro y velan para que todo vaya bien. Nunca hablamos de ellos o quizás sí. Pero no serán los que llenen las portadas ni los que peten las redes sociales con muestras de su trabajo.

Damos por sentado que las cosas salen bien porque tienen que salir bien. Pero detrás de cada detalle está la mano que mece la cuna. Y una de estas manos era Mitxelo en el vestuario de la Real. Toda una vida profesional dedicada al mimo y cuidado de las personas que están detrás de cada dorsal. Una labor de perfeccionamiento y entrega bien reconocida por varias generaciones de futbolistas que le adoran.

Hoy leía un artículo de Ángel López para Mundo Deportivo sobre su figura y en mi mente se ha dibujado la cara de niño de Antoine Griezmann el día del ascenso. Sus lágrimas públicas delante de Martín Lasarte con la ikurriña a la espalda. Leyendo a Ángel, me he imaginado a ese niño que llegó con trece años a la Real encontrando en Mitxelo la figura paterna dentro del vestuario. Buscando entre bambalinas ese abrazo con el que compartir aquel 13 de junio de 2010 las emociones del que fue hasta la fecha, el logro más importante de su carrera deportiva.

Detrás del profesional, está la persona

Siempre que bajamos un peldaño eliminando las barreras del profesional para llegar a la persona, descubrimos historias maravillosas y personajes únicos que han dado todo por nuestro club. Ese tipo de historias que te emocionan. Hoy quiero rendir homenaje a la figura de Mitxelo al que me gustaría tener sentado enfrente en Mi Rinconcito para escuchar las miles de historias que se dibujan en su sonrisa.

Sólo de puertas para dentro se sabe la labor humana que ha ejercido nuestro utillero dentro del grupo. Uno más. Amigo, psicólogo, padre, hermano. Todo bondad. Tu historia será eterna por la herencia que dejas. El cargo pasa a manos de su hijo. Para que siga manteniéndose eterna la Sonrisa de Mitxelo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: