AGUR, JAUNA | Cuando el partido termina, comienza la Leyenda

Muy frecuentemente las lágrimas son la última sonrisa del amor.
Stendhal (1783-1842) Escritor francés.

Fue una tarde de emociones. Creo que empecé a llorar cuando pasé la txartela por el torno. Tuve la sensación de estar viviendo el final de una época. No sólo por la despedida de dos iconos como Xabi y Txarli, sino por decir adiós a Anoeta tal y como lo conocemos ahora. Porque todo será diferente la próxima vez que lo volvamos a pisar. La intrascendencia del choque hizo que el espectáculo estuviera en la grada.

¡Adiós, viejo Anoeta!

Intercambio de teléfonos, fotografías para recordar a aquellos a los que has visto crecer. Colegas de asiento con los que te comunicabas sin hablar. Miradas cómplices. Sólo eso. Una mirada más alrededor para saber que todo cambiará cuando la liga vuelva a empezar. Siempre con la certeza de que aunque no volvamos a vernos, sabemos que estaremos ahí.

Siempre me ha costado decir adiós. pero ayer me quedé hasta ver Anoeta vacío después de ver volar a Xabi y Txarly. Quise retener cada segundo. Saborear cada lágrima, que dicen que es la última sonrisa del amor.

Nombres de Leyenda

Vi tantas mejillas mojadas, tantos gritos callados que sentí estar viviendo algo histórico. Fueron preciosas las palabras e impagable la foto con los legendarios Zamora, Górriz, Arconada y Larrañaga. Fue un homenaje a la donostiarra. Sin parafernalias. Y cuando faltaban las palabras, hablaban los ojos.

Esos niños que pasaron por todas las categorías ‘excepto por la femenina’, como dijo Txarly quien nos hizo sonreír en varias ocasiones. Discursos solemnes y sentidos. Simbolismo en las camisetas con la caricatura de Xabi reemplazando el escudo. ¡Qué metáfora más pura y qué bonito hacerle escudo por un día!

Muchas caras conocidas de ex-jugadores como Mikel Aranburu a quien tenemos situado también en esa misma esfera. Todo el acto se representó en el círculo central, donde se podía leer el mítico lema “yo no tengo segundo equipo”, una obra maestra del equipo de comunicación.

Metamorfosis txuriurdin

La grada no bramó como otras veces. Fueron aplausos serios que los entregaban a su nueva vida. A sus familias. Dos carreras que han dejado una huella imborrable y que han quedado grabadas a fuego en la historia de la Real.

Por fin se hizo el silencio. ¡Cuántas historias, cuántos goles, cuántas sonrisas… cuántas lágrimas! En este último año, la palabra despedida ha estado presente desde que Vela anunciara su marcha. Nos dejaron Loren, Eusebio, Íñigo Martínez… muy probablemente, Canales y Rulli… La metamorfosis que va a experimentar el equipo va a ser brutal. Desde el escenario a los actores.

Pero, amigos, la vida es cambio. Somos cambio. Somos lo que vivimos. Pero poseemos un botón de oro que es nuestra esencia. Lo que REALmente los representa: Nuestro botón de oro es nuestro Escudo. Es lo que permanece inalterable. Nuestra razón de ser.

Carreras como la de estos dos iconos que hoy nos dejan, engrandecen nuestro club. Y por ello, mis lágrimas son de agradecimiento, orgullo y amor.

Eskerrik asko Txarly!
Eskerrik asko, Kapitaina!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: