2018 | Entre la ilusión y la derrota

“Existen derrotas, pero nadie está a salvo de ellas. Por eso es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños que ser derrotados sin siquiera saber por qué se está luchando” Paulo Coelho

Me sabe mal que el título de este primer post de 2018 lleve la palabra derrota. Es la peor carta de presentación para un año nuevo. Que, por cierto, debo pediros disculpas por no haber despedido 2017 con sus balances y buenos deseos. En la vida hay momentos que debes parar porque si no la vida te para. Y algo así es lo que he sufrido en estas últimas semanas. Quise parar, quizás demasiado tarde, después de un año de cambios. Y el mismo día que empezaba mis vacaciones me tocó luchar contra gripes y otros males. Siempre dicen que el estrés te mantiene alerta. Que la adrenalina es esas droga que nos mantiene al acecho. Cuando bajas el ritmo, los males acechan y creo que en esta afirmación encuentro la respuesta a por qué suelo ponerme mala siempre que puedo disfrutar de unos días de descanso.

La desilusión de ser eliminados

¡Tiene cojones! Esperar algo con ilusión y ver cómo se desvanece como la arena entre las manos. La eliminación de la Copa fue un auténtico mazado. Tardaremos mucho tiempo en olvidarlo porque la ilusión que transmitía el equipo nos hacía soñar en serio.

Por primera vez en años, el objetivo de la temporada estaba claro. Por lo menos, los que se ponen delante de los micrófonos nos hacían llegar un mensaje de ilusión. La plantilla más cara de la Historia. Jugadores con ganas de hacerlo bien y de apostar por nosotros. Un Capitán en su mejor momento. Fichajes de los que suman.

Pero aún no hemos llegado al día de San Sebastián y esa ilusión empieza a parecer humo. El último partido que vimos en Anoeta fue el claro ejemplo de que las cosas sólo salen cuando el objetivo de la victoria te persigue hasta obsesionarte. Despedíamos a Vela y Vela tenía que despedirse como la estrella que es. Y lo hizo marcando. Hacía jornadas que había desaparecido su gol y volvió el día del adiós.

El poder de la mente

Yo no creo en las casualidades. No voy a deciros que el físico no cuente porque si no todos seríamos deportistas de élite, pero ¿qué porcentaje del éxito es responsabilidad de la mente? Hoy es uno de esos días en los que sacamos entrañas para la lucha. Para ganar a un grande y llenar las portadas del lunes con adjetivos de heroicidad. Imitar la hazaña del Villarreal y que los dos aspirantes a todo pasen una semana en blanco. ¿Os imagináis?

Estoy convencida de que en la cabeza de los que hoy saldrán al césped está esa premisa como dogma. No importan las derrotas pasadas. De hecho, siempre os digo que fallar nos prepara para el éxito. La visita del Barcelona es siempre un revulsivo a cualquier mal. Sacad pecho, amigos. Y afrontemos esta nueva jornada con la ilusión de un niño en la mañana de reyes.

Recuerdo aquella victoria a los blaugranas la víspera de San Sebastián unas pocas horas antes de una brutal ciclogénesis explosiva. Yo creo que la tempestad posterior no fue un fenómeno meteorológico. Fue la forma que tuvo Donostia de desatar toda la adrelalina contenida en 90 minutos apasionantes.

Hoy no es día de cuestionar estilos, de quejase por puntos perdidos o de lamentarse por lo que no estarán en el verde. Toca sacarlo todo para estar con la Real. Porque ellos estarán ahí abajo por nosotros. Por nuestro escudo. Y nosotros no tenemos segundo equipo. ¡A por ellos!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: