La Resaca: Puntos que se escapan de los guantes

El debate acerca de quién debería ser el portero está que arde. Foto: Marca

Todo fue perfecto el sábado en Anoeta: Despedida de Agirretxe, estreno del nuevo estadio, una grada Aitor Zabaleta incontestable, un gran planteamiento de Garitano a pesar de las numerosas bajas… Todo salió a pedir de boca menos el resultado. La Real Sociedad fue mejor que el Barça en todo el terreno de juego menos en las dos áreas, donde, al fin y al cabo, se decide quién se lleva los tres puntos.

El equipo txuri-urdin pasó en 10 minutos del 2-0 al 1-2, y la gran culpa de que así sucediera la tuvieron los porteros. Los locales buscaron el contraataque incesablemente en el comienzo de la segunda parte, con marcador a favor, y se plantaron en tres ocasiones delante de Ter Stegen. Oyarzabal lanzó a las nubes, Theo al muñeco y el portero alemán le sacó una grandísima parada a Juanmi. Minutos después, Rulli salió mal en un córner, dio un puñetazo al aire y los culés igualaron el encuentro. Tres minutos después, volvió a dudar en una jugada calcada a la primera, se quedó en el suelo y el Barça anotó el segundo. Rulli volvía a ser el encargado de tirar al suelo el trabajo del equipo. Claro que tampoco podemos señalarlo como único culpable, ya que Juanmi falló tres oportunidades clarísimas que un delantero de su nivel no puede perdonar.

Al principio de la temporada parecía que Rulli había superado su bache de la pasada campaña. Que Llopis había conseguido recuperar al argentino y, de hecho, así ha sido. En los entrenamientos es un auténtico muro, un portero con unas cualidades excepcionales, un felino. Pero cuando llega el momento de la verdad es muy frágil. El que en el segundo gol cometiera el mismo error en el primero y ni siquiera intentara levantarse del suelo es significativo de que estaba hundido moralmente, de que le afectan mucho sus errores. Moyá, por su parte, quizás no tenga las mismas cualidades, pero su experiencia y confianza en sí mismo lo convierten en un seguro bajo palos, en alguien en quien los defensas pueden confiar. La verdad es que yo en el lugar de Garitano no sabría qué hacer. Moyá es mejor en estos momentos pero darle la titularidad terminaría por hundir a un Rulli que lo hizo bien en los primeros encuentros, pero seguramente salvaría más puntos al final de temporada. A Moyá solo le queda este año de contrato y es un portero ya veterano, al que hay que encontrar un relevo. Garitano conoce a ambos mejor que nadie y habrá que respetar sus decisiones de aquí al final. Yo no tengo nada clara mi postura, ¿qué haríais vosotros?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: