La Resaca: El equilibrio imposible

Imanol Alguacil tiene la difícil tarea de conseguir un equilibrio entre la defensa y el ataque realista. Foto: Cadena Ser.

Desde que Montanier abandonó la Real Sociedad el rendimiento de las diferentes líneas del conjunto guipuzcoano se ha convertido en una auténtica montaña rusa. En total han sido cinco los entrenadores que han pasado por el banquillo txuri-urdin desde aquella gloriosa temporada en la que el equipo se clasificó para Champions League. Cinco técnicos que han intentado corregir las carencias del anterior y a su vez han sacado a la luz nuevas carencias no presentes anteriormente. El equilibrio que consiguió el técnico francés entre ataque y defensa (una defensa adelantada, pero defensa al fin y al cabo) no se ha vuelto a ver desde entonces.

Jagoba Arrasate asumió el mando con la misión de dar continuidad al juego que había propuesto el galo, y en cierta manera funcionó, pero el paso del tiempo sacó a la luz su falta de experiencia y el equipo se fue fracturando. Moyes llegó para recomponer al equipo, muy acomodado, y devolverlo a donde se merecía estar con trabajo y un estilo de juego basado en una defensa sólida. Logró que se encajaran menos goles pero el juego se volvió plano y predecible. Para solucionarlo llegó Eusebio, formado en la Masía y con fama de entrenador al que le gusta el futbol de toque. La Real recuperó la chispa y volvió a someter a sus rivales pero, a cambio, se mostró muy débil atrás. Había que solucionarlo y para ello se trajo a Garitano, con unos resultados muy similares a los de Moyes pero con menor longevidad.

La falta de mordiente ofensiva condenó a Asier Garitano.

Ahora Imanol Alguacil tiene la misión de volver a ilusionar a la afición y hacer disfrutar a los jugadores con un estilo de juego más afín a sus gustos y características. El equipo parece otro en ataque e incluso Willian José ha vuelto a encontrar portería. Sin embargo, los errores le están volviendo a salir caros al club. Contra el Rayo Vallecano un malentendido de Héctor Moreno y Llorente dejó el segundo gol en bandeja a los madrileños y contra el Betis el equipo no supo aguantar la ventaja en el marcador y concedió un gol en contra justo después de lograr remontar un resultado adverso. Imanol tiene mucho trabajo, y espero que tiempo, por delante para conseguir encontrar ese equilibrio entre ataque y defensa que hace años que no se ve en Anoeta. Si no lo consigue, seguro que llega otro entrenador más defensivo para corregir sus carencias, al menos hasta que lo echen por falta de mordiente en ataque. ¿Se cerrará algún día el bucle?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: