(Parte II) “Nos sentíamos responsables de la tristeza de la gente”

(Parte II) “Nos sentíamos responsables de la tristeza de la gente”

Ya han pasado más de dos semanas y de que se confirmase la salida de uno de los jugadores más queridos por la afición en Anoeta, Jon Ansotegi partió dirección Eibar y desde El Rincón de La Real ya adelantamos parte de la entrevista realizada al de Berriatua. Pero todavía hay más, y nuestro compañero Galder hizo un estupendo trabajo abordando cuestiones de su actual club, el Eibar; del club al que el propio Jon define como el de su vida, la Real y preguntas personales, sin dejar de lado las preguntas que los aficionados mandaron. 

Sobre su nuevo club habían numerosas preguntas, algunas ya mencionadas y otras por mencionar:

Aunque llevas pocos entrenamientos ¿qué tal con el nuevo mister?

Nunca le he tenido de entrenador, pero sí que es verdad que le conocía. Más o menos sabía cuál es su forma de funcionar, trabajar, dirigir al equipo, etc. Así que tampoco te pilla por sorpresa, cuando vas a un sitio te informas de cómo son las cosas y Mendi en este caso lleva muchísimos años entrenando y mucha gente que conozco lo ha tenido y tampoco hay ninguna sorpresa. Es muy exigente y muy intenso en los entrenamientos y los jugadores intentamos hacer lo que a él más le gusta.

¿Has mantenido alguna conversación con Inui?

Él todavía no habla muy fluido el castellano, lo mínimo lo controla y para hablar con él no hay demasiados problemas pero también es verdad que no puedes profundizar mucho todavía. Se nota que va aprendiendo, pero todavía le falta un poco su fluidez en castellano.

¿Cómo esperas que acabe el Eibar a final de temporada?

Yo creo que ahora mismo el Eibar está, o estamos, en una situación muy buena, pero tampoco hay que volverse locos. Hay que centrarse en lo que viene inmediatamente y seguro que si en unas jornadas la situación sigue siendo tan buena como hasta ahora y el equipo sigue sacando resultados positivos seguro que la pelea al final será mucho más bonita que si el equipo ahora se descentra por pensar en cosas en las que no debe. Hay que marcarse objetivos de domingo a domingo y cuando queden cuatro o cinco partidos ya veremos si en ese momento hay que pelear por el octavo puesto o por el puesto catorce, siempre hay que centrarse en lo que viene.

Pero el grueso de la entrevista, como no podría ser de otro modo, iba a centrarse en su carrera dedicada a la Real:

¿Tienes algún entrenador o compañero que más te hayan marcado?

En estos casos si dices a uno te olvidas de un montón. Yo creo que si voy a la época cuando llegué a la Real sí que es verdad que ese periodo en el Sanse con Gonzalo Arconada de entrenador… yo considero que mejoré muchísimo. Sin Gonzalo no sé si estaría en primera, en segunda o en tercera, pero aprendí muchísimo con él y creo que sin su trabajo yo no estaría hablando del primer equipo. En el primer equipo te quedas con cosas de todos los entrenadores, Amorrortu me hizo debutar; Montanier porque el equipo funcionó; Lillo por todo lo que me enseñó; Lasarte porque con él fueron quizá mis mejores años, etc. Podría nombrarlos a todos.

Hablando de entrenadores, ¿notasteis la diferencia esta temporada en la forma de entrenar con Moyes que con Eusebio?

Sí había diferencias, cada entrenador tiene sus cosas y da más importancia a algunos aspectos. Son dos formas diferentes de entrenar, una quizá más reconocible a nivel de liga española. Otro es un poco diferente por de dónde venía. Pero los jugadores siempre hemos intentado hacer lo que nos pedía el mister, de eso no tiene que haber ninguna duda, aunque con un entrenador te vayan mejor las cosas que con otro. Con David intentamos acoplarnos a lo que él nos pedía, pero se notaba que en cuanto a resultados no estaba saliendo la cosa. Con Eusebio se ha vuelto un poco a lo que hacíamos antes con Montanier, el estilo más de toque, de fútbol de control. Creo que el equipo ha agradecido un poco el cambio de forma de juego.

¿Crees que desde que se marchó Montanier, la intensidad bajó de alguna manera con Moyes?

(Responde con otra pregunta, como sorprendido) ¡¿Con Moyes!? No, no, yo creo que la intensidad siempre ha existido en el entrenamiento de la Real Sociedad y la gente que suele ir a ver los entrenamientos se da cuenta de que el equipo entrena fuerte con cualquier entrenador que venga, al menos siempre se intenta. Se puede pensar que por ser inglés y porque en un partido ves más transiciones parece que estás corriendo más. Pero ya te digo que todos los jugadores que están intentan hacerlo lo mejor posible tanto en partidos como entrenamientos, intentando no variar la intensidad dependiendo del técnico.

¿Tu momento favorito?

Uff… (Resopla, se lo piensa, y comienza a emocionarse) No se cómo responderte. Yo siempre me quedo con el día a día que me ha tocado vivir. La gente que he podido conocer en torno a la Real (comienza a notarse muy emocionado) y ante todo me quedo con eso. Al final a la gente le llega los 90 minutos del campo y el tema deportivo, pero yo me quedo ante todo con la vida que me ha dado la Real en todos estos años. La Real y su gente, desde los que pertenecen al club hasta los aficionados. En los aspectos deportivos todos nos quedamos con el debut; el ascenso; el partido contra el Depor en el que conseguimos la cuarta posición; el partido contra el Lyon en casa en la previa de Champions… al final hay partidos sueltos que todos recordaremos, pero yo me quedo con todo lo que me ha dado la Real durante todos estos años.

¿Qué se siente al vivir momentos como esos?

Se siente una alegría inmensa. Para la gente que hemos vivido el lado malo del fútbol en la Real (descenso, leyes concursales…), está claro que darle la vuelta a todo eso viendo como sigues jugando en el equipo de tu vida y que ha conseguido otra vez ascender, ha conseguido meterse en Europa, ha conseguido ilusionar a tanta gente. Todo eso a uno le llega y yo creo que los que sufrimos tanto antes disfrutamos esos momentos incluso más que los demás. Sabíamos de dónde veníamos y teníamos eso dentro, pues nos sentíamos un poco responsables de la tristeza de la gente. Así que esos días, ver la alegría en tanta gente porque has hecho las cosas bien te llega.

¿Qué se sentía al coger un avión y pensar, no voy a jugar contra un equipo de primera división, que voy a jugar por Europa?

Como he dicho antes, después de todo lo malo que pasamos, darle la vuelta tan rápido a la situación y verte tan arriba… te llena muchísimo por ti y por ver a tanta gente con tanta alegría. Al final la sensación de jugar champions en Anoeta era casi como la de los aficionados, eso era para todos, después de pasar por tantas cosas malas volver a escuchar ese himno te hace sentir importante.

Tengo entendido que jugaste en el Barakaldo en calidad de cedido, ¿en algún momento pensaste que tu carrera podría estar vinculada a algún otro club más allá de la Real?

Bueno, yo llego a la Real con 20 años. Con 20 años me voy al Barakaldo, llegué al Sanse cerca de cumplir los 21, hasta ese momento yo no me puse la camiseta de la Real, hasta ese momento no había pensado que iba a pasar tanto tiempo en la Real. Gente que estuvo desde los 10 años en Zubieta te puede decir eso, pero yo llegué ya con 21, tampoco tenía en mente jugar en primera división. Se dieron los pasos, debuté con 23 años. Mi ascenso al primer equipo no es lo más normal. Y ni si quiera en el Eibar cuando estaba en juveniles o en el B tenía la sensación de que podría vivir de esto.

Después de diez años en el primer equipo de la Real, ¿pensabas que alguna vez iba a llegar el momento para abandonar el club?

Sí, joder, yo ya sabía que iba a llegar, yo ya me hacía a la idea de que en verano se iba a acabar todo esto. Más o menos ya me estaba moviendo en base a eso y empezaba a pensar lo que quería hacer en un futuro. No te imaginas nunca estar en esa situación, lo que vas a pensar entonces, pero ya me iba haciendo a la idea de que podía ser la última temporada aquí. No piensas en el momento, pero sí ves que esto se está acabando y es imposible no pensar en el futuro.

A nivel personal, ¿qué ha significado para ti el paso por la Real?

Uff… (Vuelve a emocionarse). Los últimos doce o trece años lo ha significado todo. Al final si estás en un mismo sitio todos los días, con amigos, compañeros, eso te lo da todo. Yo vine aquí con veinte años, siendo un chaval y… aquí tienes una familia, te haces mayor… son cosas que a todos les suceden en el sitio donde estén y a mí me ha tocado estando en la Real. Tengo dos hijos aquí. Son muchísimos recuerdos los que me han pasado en Donosti… y ya te digo que (se esfuerza por sacar las palabras de la emoción) los recuerdos que tengo de Donosti son muy buenos.

El cariño de la afición en tu salida fue inmenso ¿lo notaste?¿quieres decirle algo a la afición?

No noté mucho lo de la afición porque no suelo entrar mucho en los foros que hay por ahí pero sí es verdad que la gente que he podido conocer y con la que he podido hablar en la calle sí te transmite todo eso. Te transmite que les ha gustado tenerte en su equipo. Y eso me ha llegado, me ha llegado el respeto de la gente hacia mí, porque siempre he intentado darlo todo cuando me han dado la opción y me quedo con eso. Al final cada uno tiene que hacerlo lo mejor que puede y cuando la gente ve que un jugador, mejor o peor, intenta siempre hacerlo lo mejor posible lo agradece. Creo que mi caso es ese, porque la gente a la que puedo ver por la calle, porque todavía sigo viviendo en Donosti, todo han sido palabras de respeto y agradecimiento. Por eso estoy muy contento.

Estábamos llegando ya al final de la entrevista, y era momento de hacer preguntas no tan emotivas, buscando más bien su consejo:

¿Qué crees que es lo más importante para llegar a la élite del fútbol?

Yo creo que un equilibrio entre talento y constancia. Si hay talento pero no constancia no se llega. Al igual que si eres muy constante pero te falta talento se te hace muy difícil llegar.

¿Qué tipo de planes de futuro puede tener un jugador de élite?

Sí, por supuesto, el tema es que se cumplan o tengas la suerte de cumplirlos. Ahora mismo yo tengo unos estudios en el mundo del fútbol y en el mundo de la ingeniería. Estoy preparado para todo, los últimos años he estado todos los días metido en el fútbol, eso es lo que ahora mismo considero que más sé. Pero estando el mercado laboral como está muchas veces no puedes tener la suerte de elegir, así que los planes son unos, pero cuando llegue el día en que hayas dejado el fútbol y tengas que empezar a llamar a gente o mandar currículums habrá que esperar lo que venga, y si es algo que me gusta aceptarlo. No me veo hasta los sesenta y cinco años sin trabajar. Creo que estaré mejor siguiendo activo donde sea, teniendo labores por hacer.

Y llegaba el momento de algunas de las preguntas enviadas por la afición, eran tantas que era imposible cogerlas todas:

¿La directiva te ha dejado las puertas abiertas para volver cuando quieras?

Esto no va así, no es que puedas volver cuando quieras y te pongan donde quieras. Al final la Real y el presidente a la cabeza es un club serio y si considera en algún momento que puedo ser válido en temas de organización, administración en cuanto a la empresa o en temas de campo, más deportivo. Creo que la Real, conociéndome a mí y sabiendo que los últimos doce o trece años he trabajado en la empresa, la conozco, y más o menos tengo los valores que ellos consideran importantes está claro que quizá el presi prefiera que esté yo a un desconocido. Si algún día la Real me ofrece un puesto es porque considera que soy la persona adecuada para ese puesto.

(Derivada de la anterior surge otra) ¿Podrías verte en el verde con las inferiores o el primer equipo?

Sí, o en cualquier otra labor para las que también he estudiado y puedo ser útil. Ellos me conocen y saben que no me costaría nada. Pero al final en cualquier trabajo tienes que valer para lo que haces. Ya veremos.

¿Qué opinión tienes de la afición de la Real en tu estancia en el primer equipo?

Muy buena, cada sitio es diferente y no todas las aficiones funcionan de la misma manera. Pero conmigo la afición siempre ha sido respetuosa. Cuando lo hemos necesitado el público siempre ha estado ahí. Cuando todo parecía negro seguía habiendo muchos socios y mucha gente en el estadio. En los malos momentos me han demostrado que siguen con el equipo. Cuando va todo bien es normal que la gente se ilusione, pero hay que valorar que en los años difíciles también ha estado ahí.

Entrevista realizada por: AnoetaPuerta21

Redacción: Antonio Guillén

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: