Trabajo, profundidad y Bardhi, así es el Levante de Muñiz

En El Rincón de la Real tenemos el placer de contar con Gerard Escribano, un aficionado del Levante que nos ha ayudado a desmontar como juega el equipo que dirige Muñiz.

Interesante partido el que se disputará mañana en el estadio Ciutat de Valencia, entre la Real Sociedad y el Levante UD. Los txuri urdines, ilusionantes, llenos de ambición y en un gran estado de forma -a pesar de la derrota ante el Madrid- se las verán con un equipo granota que está haciendo historia. Pues por primera vez, llega el equipo de Orriols invicto a la quinta jornada del campeonato liguero, y además, habiendo obtenido la mitad de los puntos disputados tras medirse a equipos como Villarreal, Real Madrid o Valencia. Detrás de estos resultados, hay un enorme trabajo de cuerpo técnico y plantilla, y ahora, toca desmontarlo.

El Levante, para empezar, es un equipo que juega con un 4-5-1. En la medular, aparece un doble pivote de contención-creación con un tridente adelantado, donde hay un mediapunta y los dos interiores. Destaca la gran profundidad que adquiere el equipo con los laterales ofensivos, pues a Muñiz le encanta que los laterales se incorporen al ataque continuamente, doblando a los extremos, que suelen trazar diagonales y caer hacia el carril central en las inmediaciones de la frontal.

Son especialmente importante las labores del mediapunta y del hombre del pivote encargado en la contención. El primero, porque sirve de nexo entre medular y ofensiva. Suele ser Enis Bardhi quien cumple esta función, intercambiando el rol con José Campaña a lo largo del partido. Además, con los dos laterales arriba, para evitar contras, aparece el pivote defensivo, labor que suele asumir Lerma. Con su lesión, serán Doukouré o Pier -que no debe engañar porque su posición natural sea la de central- los designados para cumplir dicha función. Además, se espera que puedan aparecer en el once Antonio Luna e incluso Shaq, en detrimento de Pedro López, que disputó el derbi valenciano y buena parte del empate a un gol en el Bernabeu por la lesión de Iván López. Sasa Lukic podría contar también con minutos desde el banquillo.

Mientras tanto, vuelve José Morales tras su más que criticada sanción de dos partidos en una expulsión, reconocido por la propia federación, inexistente. Seguramente, ingresará en el once titular por banda zurda, con Ivi ocupando la diestra, aunque están todo el partido cambiando de banda. Los dos son interiores con mucha tendencia a trazar diagonales al interior. De hecho, en más de una ocasión Ivi fue empleado en punta. Y en referencia a la delantera, es posible que Muñiz dé descanso a Álex Alegría para ceder una oportunidad a Nano o Boateng, a quienes aún no ha podido disfrutar el levantinismo.

Un dato a tener en cuenta, es el tipo de presión que ejerce el equipo de Muñiz. No llega a ser al hombre, pero tampoco estrictamente posicional. Adelantan líneas mordiendo al jugador que ejerce las labores de creación, obstruyendo principalmente el carril central. Con esto, buscan generar balones largos que pueden defender sin complicaciones Chema y quien sea su pareja en la zaga, o forzar los tan criticados por los entrenadores pases horizontales, que permiten generar situaciones para robar el balón en posiciones francamente adelantadas.

Entrando ya en el ámbito tal vez más interesante, el de las individualidades, es imposible que no destaque un nombre. Y se imaginarán fácilmente cual es, el de Enis Bardhi. Macedonio, de apenas veinte años y con inacabable calidad. Este chaval tiene fútbol en las venas. Calidad infinita, gran pase tras control y al primer toque, espectacular conducción, visión de juego y capacidad de juicio abrumadoras, y lo más importante, un golpeo terrorífico. Se convierten gracias a él -y a Campaña- las faltas en un arma importante para el Levante. Desde su aterrizaje en Valencia, ha lanzado cinco. Una dio en la barrera y se fue a saque de esquina. Las otras cuatro, han sido gol. Unos números escalofriantes y que hablan por sí mismos.

Imagen: Diario As

Se trata posiblemente del mejor jugador del equipo emplazado en el Ciutat. Menciones de honor, la de Morales o Lerma -que se lesionó para un mes ante el Valencia-. El Comandante, como se ha apuntado previamente, tiene una gran capacidad de desborde y saca los regates con una facilidad pasmosa. Sin embargo, su punto flaco son los centros, pues se le escapan en muchas ocasiones.

Por su parte y para concluir, Muñiz es un técnico que realiza los cambios bastante tarde. Además, no teme en sacar a jugadores de su posición o experimentar con ellos. Puede en ocasiones ser un entrenador, como gusta llamar por Valencia -y desconozco si en otras zonas-, “barraquero”. Pues en más de una ocasión llegó a acabar un encuentro, atención al dato, con seis defensores sobre el verde, con doble lateral en cada banda y los dos centrales. Le gusta que su equipo sea ordenado, y ante todo, que se recupere rápido de las pérdidas para evitar contragolpes.

En definitiva, la clave para vencer puede estar en el juego por bandas, justamente, una de las posiciones donde mejores efectivos tiene el conjunto de San Sebastián. Vencer la batalla física que planteará o Doukouré o Pier también podría ser decisivo.

Javier Ramón

Cofundador de "El Rincón de la Real". Me gusta escribir sobre deportes, sobre todo fútbol y tenis. "La oscuridad es una oportunidad para mostrar tu brillo"

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: