El experimento del Celta con Unzué.

La salida un tanto extraña del “Toto” Berizzo rumbo a Sevilla tras decidir no renovar su contrato con el club celeste después de 3 exitosas temporadas, abrió las puertas de poder dirigir un equipo en la máxima competición española a Juan Carlos Unzué, que ya estuvo en Vigo como segundo entrenador de Luis Enrique.

El navarro tiene un reto mayúsculo a nivel de clubes tras haber entrenado a Numancia y Racing de Santander ambos en la Segunda División. Unzué llega con las cosas muy claras, mantener ese juego dinámico de toque que planteó y maravilló a los aficionados celestes con Berizzo e intentar cuajar una gran temporada para llevar de nuevo al Celta por Europa tras la amarga eliminatoria con el United.

Posesión y dinamismo como premisa principal

Si hay algo que ha impuesto Unzué desde que se sentó en el banquillo de Vigo es la necesidad de atacar con el balón bajo sus dominios. Durante toda la pretemporada celeste hemos visto como su entrenador ha cuidado meticulosamente la salida de balón en la que participan todos y cada uno de los jugadores sobre el césped con el objetivo de ir batiendo línea por línea al equipo rival. Para ello, la idea es clara, jugar rápido, preciso y a pocos toques.

En ese contexto de querer crear situaciones ventajosas entran en escena figuras como la del portero y ese tercer hombre libre. Atraen jugadores rivales para posteriormente buscar ese jugador más alejado (libre siempre tras atraer marca) para poder así romper las líneas de presión. Aunque haya sido en pretemporada, el Celta ha dominado partidos mediante el esférico contra equipos de nivel como la Roma y el Bayer.

Con Wass y Radoja no era suficiente

Pero claro, para ejecutar este fútbol tan de alto nivel la plantilla tenía que reforzarse. Una vez que pierdes a Krohn-Dehli y Augusto Fernández e incluso a Orellana que llegó a situarse en esa zona de la media punta, los de Unzué necesitaban calidad esa calidad detrás de línea de balón que pueden aportar Jozabed, ya finalmente fichado, y la nueva perla del fútbol eslovaco Stanislav Lobotka que con apenas 22 años ha demostrado mucha calidad en la medular en el pasado europeo sub-21.

La figura de gestor del balón en el Celta se situaba también en el Chelo Díaz, pero vemos como poco a poco ha ido perdiendo velocidad a la hora de circular el balón y los papeles se podrían sustituir dando entrada poco a poco a Lobotka que veremos cómo encaja (de momento muy bien) en las ideas de Unzué.

Variantes en ataque

Una de las sorpresas la campaña anterior, además de las futbolísticas de alcanzar semifinales tanto en Copa del Rey como en la Europa League, fue la figura de Pione Sisto. El danés, desde el costado izquierdo, fue un puñal constante durante el tramo final de temporada y llegó a ser incluso el recurso más importante del Celta en fase ofensiva con constantes desmarques de ruptura y conducciones de balón hacia dentro. Pero los celestes tienen más. Un Aspas, parece que ya finalmente instalado en esa zona derecha del campo sigue siendo una de las armas más peligrosas viguesas acompañando a un Guidetti que no podrá jugar contra la Real por lesión.

Veremos cómo sitúa las piezas Eusebio Sacristán para batir a un Celta de Vigo que bajo mi opinión, discutirá la posesión de balón a la Real con la continuación de idea de juego de Berizzo y creo que llega algo mejor al comienzo de Liga que la Real Sociedad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: