Tarde histórica en Anoeta

Después del hito que conseguían las chicas ayer en Granada y después de un día en Donosti teñido de txuriurdin, con recibimientos, celebraciones y partidos, el primer equipo masculino de la Real Sociedad recibía a un Real Madrid en cuadro y sin ganas con la posibilidad de seguir manteniendo vivas las esperanzas de disputar la Europa League la próxima temporada. 

No había mejor manera de homenajear a las chicas que ganando al Real Madrid y demostrar que tanto el equipo masculino como el femenino tienen esa garra que debería caracterizar a la Real Sociedad todos y cada uno de los días del año.

Sin embargo, el partido no empezaba con buen pie, un equipo con miedo se enfrentaba a otro equipo al que le daba absolutamente igual el partido, pero que cuenta con una plantilla quizá 10 veces más cara. Y pronto pasó lo que muchos nos temíamos, minuto 6 y un gol después de una gran jugada de Brahim Díaz (otro jugador que marca su primer gol contra nosotros), y la amenaza de realada ya se cernía sobre un Anoeta al que cada vez le queda menos para estar terminado.

Fue a partir de ahí cuando los hombres de Imanol Alguacil empezaron a quitarse el peso que ellos solos se habían puesto sobre los hombros y empezaron a dominar gracias, sobre todo, a un centro del campo formado por Zubeldia, Pardo y Merino que pasaba por encima de Casemiro, Isco y Kroos. El gol no iba a tardar en llegar y en el ecuador de la primera parte, dos minutos después de un gol anulado a Mikel Oyarzabal, Mikel Merino iba a batir con facilidad a Courtois después de una gran jugada en la frontal del área.

El empate estaba logrado, pero todavía quedaba mucho por remar, y uno de los que iba a remar a nuestro favor era Jesús Vallejo, que evitaba un gol con la mano para dejar al Madrid con 10 casi 60 minutos, pero Willian José fallaría el penalti ante un Courtois que aguantó perfectamente. Otra vez íbamos a pechear, o eso parecía cuando nos íbamos al descanso 1-1 después de fallar un penalti y con uno más.

Pero el signo del partido cambiaría por completo en la segunda parte. Un equipo sin complejos iba a salir a comerse al rival desde el primer momento. Y así iba a ser, después de una amplia superioridad, Rubén Pardo ponía un balón al área para que Zaldua, en un remate que dudo mucho que tuviese esa intención, batía a un Thibaut Courtois que podría haber hecho mucho más. 

Era a partir de ese momento cuando afición y equipo iban a empezar a deslumbrar. A partir del minuto 60 se dieron, posiblemente, los minutos con superioridad más aplastante de la Real en este 2019. El Madrid nada podía hacer ante un equipo que se lo estaba merendando, y era cuestión de tiempo que los donostiarras les sentenciasen. Y sólo pasaron 10 minutos cuando, después de un remate al palo de Mikel Oyarzabal, Ander Barrenetxea iba a terminar de derribar la puerta y reclamar su puesto gracias a un remate al primer toque y a la ayuda del portero belga, que no tuvo su mejor actuación.

Ahora tocaba disfrutar. Y así fue, toques y olés en la grada que pudieron convertirse en una auténtica fiesta si Adnan Januzaj hubiese estado un poco más acertado después de una gran jugada, cuando envío el balón al larguero.

Pero no hacía falta hacer sangre ante un rival casi muerto, y el objetivo ya estaba cumplido, el equipo se enfrentará al Espanyol en el RCDE Stadium esperando ganar y que el Athletic pierda contra el Sevilla la próxima semana. Los hombres de Imanol Alguacil se han ganado el derecho a pelear por ello, y las chicas se ganaron ayer el derecho a ser eternas y a que su celebración no termine aquí.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: