Salzburgo 2-1 Real Sociedad: Se acabó el sueño europeo

Imagen: RTVE

23:00pm. Final del encuentro en Austria que elimina a la Real Sociedad del sueño europeo. Algunos lloran sobre el terreno de juego, yo me limito a reír por no llorar. Toda la segunda mitad a un gol del pase, y el primer remate a puerta de la segunda mitad surge en el 87, con uno menos y un pie fuera. No hubo coraje desde el inicio. No hubo nada de lo que se prometió en ruedas de prensa tan positivas como utópicas. No hubo Real Sociedad.

Ya desde la ida mis sentimientos eran encontrados. Esta Real hace agua por todas partes y su entrenador no sabe ponerle freno con unos cambios tan raros como inútiles. Hoy era el día para callar a las mentes negativas, donde me incluyo, y sacar a relucir el espíritu txuri urdin. Pero fue un día más. Como cualquier otro. En el que lo malo triunfa de nuevo.

La primera parte dio pie a un Salzburgo que parecía olvidar que anotó un gol en el 93 el otro día. Salió como debimos salir nosotros. A clasificarse. Pronto llegaría la recompensa para los austriacos, aunque tuvieron un susto con un tiro de cabeza al palo de Oyarzabal, con un gol de 9 del delantero centro del Salzburgo en una jugada penosamente defendida tanto en banda izquierda como en el área. Remató en el área pequeña ante los centrales que llegaron tarde y Rulli que hizo la estatua.

Vinieron los fantasmas de siempre y no se fueron. Ni siquiera cuando la Real se vino arriba y cuajó sus mejores minutos. En apenas cinco la Real hizo su aparición para volver a caer en el olvido hasta el minuto 87. Eso sí, consiguió anotar de cabeza a la salida de un córner Raul Navas. Después especuló con el empate tanto tiempo que, quizás se olvidó que necesitaba otro gol o “el genio de la seca” tenía un plan para la segunda mitad.

En efecto ningún plan salvo Llorente por De la Bella. La Real estaba tan confusa que se hirió a sí misma. A 20 minutos del final todas las llegadas peligrosas habían sido en pies del Salzburgo, y en una de ellas se autoexpulsó Navas. Hwang Hee Chan le había hecho la vida imposible a la Real y ahora conseguía en apenas dos minutos una expulsión y forzar después un penalti. Penalti con el que Rulli se lesionó, o borró del partido (yo lo llamaría borrón más bien). 2-1 y a casa.

La Real no despertó. Se quedó dormida. Quizás soñaba. ¿El sueño europeo?. Solo Januzaj quiso roncar con un disparo en el 87 que fue la única y última oportunidad de la Real de dar la vuelta a una situación que, por mucho que me duela, se merece. Quedar eliminado.

Si la 12º posición en liga después de la pasada temporada, eliminados en copa por un 2ºB, y en dieciseisavos por el Salzburgo no es motivo de cese de Eusebio, ¿qué es?. Ya no se puede cambiar el pasado. Nos arrepentiremos de tirar tantas temporadas a la basura.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: