Real Sociedad 0-1 Villarreal: El submarino sale a flote en el descuento

Devastados. Es la palabra que definía a los jugadores txuri urdin al oír el pitido final del árbitro tras un partido que habían dominado durante prácticamente los 90 minutos pero sin encontrar el gol en ninguna de las llegadas a la meta defendida por Asenjo. La Real había tenido hasta tres ocasiones claras de gol con anterioridad, tres cabezazos con los que se podría haber adelantado en el marcador y llevar el partido más aun a su terreno. Pero la suerte no acompañó al equipo, y de haber merecido más el 1-0 durante todo el partido pasó a ver como Castillejo anotaba el único gol del encuentro cuando éste ya moría en Anoeta.

Mucho castigo para un equipo superior en todas las facetas del partido al final del partido menos en la que más vale, y la que al fin y al cabo define al fútbol. el resultado.

Y eso que el Villarreal no venía en buen estado de forma, tras empatar en casa la semana pasada ante el Málaga dando signos de debilidad (y solo consiguiendo un empate, a pesar de salir favorecido con un penalti en contra bochornosamente pasado por alto y otra pena máxima a favor pocos minutos después que el árbitro se sacó de la manga). Pàra después ser humillado en su propio campo por una Roma que dejó al submarino más hundido que tocado. Y en Anoeta no parecía salir a reflote, pero la suerte le sonrió en la última acción del encuentro con un centro preciso que Samu Castillejo solo tendría que dirigir a puerta para materializar la jugada con un tanto.

La Real Sociedad se encomendó a la posesión e incansables jugadas preparadas con paciencia, pero de los innumerables centros al área solo 3 son dignos de mención. En la primera jugada Navas desviaba incomprensiblemente una falta sacada por Illarramendi, y habría que esperar a la segunda parte para volver a ver una jugada de peligro. Iñigo Martínez subió al ataque y su único centro fue curiosamente el más eficiente. Juanmi remató solo y mandó el esférico rozando el palo de un vendido Asenjo. Por último, ya con la entrada de los cambios en el terreno de juego sería el potrillo Bautista el que enviaría fuera un centro prolongado por Raúl Navas.

Esas ocasiones las echaría en falta después el conjunto txuri urdin. que en contra solo había recibido un acercamiento en el que Rulli no acertó a blocar el balón y dejó en boca de gol a Bakambu, que la envió por encima del travesaño, y un córner que Bruno cabecearía al palo tras un nefasto despeje del portero de la Real. Las dos fueron en la segunda parte, lo que dejaba entrever lo que podría suceder en los minutos finales.

Fue Castillejo, jugador usualmente titular que cuando sale de suplente es sinónimo de revulsivo. Ya la semana pasada casi la lió en el último minuto contra el Málaga en el Estadio de la Cerámica, y hoy cerraba el partido con un tanto, que después celebraría con una reprochable acción al llevarse la mano a la boca mandando callar a alguien o algo en particular. ¿Aficionados, rivales, callando criticas, resto de comida entre los dientes?

Nunca lo sabremos pero el gesto sobraba si estaba dirigido a los aficionados txuri urdin o a los propios jugadores, ya que el partido fue de guante blanco y apenas hubo jugadas polémicas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: